martes, 19 de noviembre de 2019

La creación (según Hesiodo)

En la  obra poética de la "Teogonía",  Hesiodo nos relata el origen del cosmos y el linaje de los dioses de la mitología griega. En el principio sólo existía el CAOS. Después emergió GEA (la Tierra), que surgió del TÁRTARO, y EROS (El amor). Del Caos por la acción de Eros surgieron EREBOS (las tinieblas), cuyos dominios se extendían por debajo de Gea, y NYX (la Diosa de la noche). Erebos y Nyx originaron a ETER y HEMERA (el día) que personificarían la luz celeste y terrestre respectivamente. Gea comenzó a engendrar por si sola, surgiendo URANO (El Cielo Estrellado).


Urano contempló a su madre desde las elevadas cumbres, derramando una lluvia fértil sobre ella, naciendo así las hierbas, las flores y los árboles con los animales.. La lluvia sobrante hizo que corrieran los ríos, originandose posteriormente los lagos y los mares, deificados con el nombre de Titanes: OCÉANO – CEO – CRÍO – HIPERIÓN – CRONOS; y las Titánidas: TEMIS – REA – TETIS – TEA – MNEMOSINE – FEBE; descendiendo los dioses y hombres.


Urano y Gea crearon otros hijos de horrible aspecto: los tres Cíclopes: BRONTES-ARGES -ASTÉROPES, los cuales tenían un sólo ojo redondo, eran inmortales y representaban respectívamente el trueno, el rayo y el relámpago. Finalmente engendraron a los Hecatónquiros o Centimanos, tres hermanos con cincuenta cabezas y brazos:: COTO – BRIADERO – GIGES.


Por otro lado, la noche engendró a TÁNATOS (La muerte), a HIPNO (El sueño) y a divinidades como las HESPÉRIDES (guardianas/hijas del atardecer), las MOIRAS (defensoras del orden cósmico, representadas con hilanderas que rigen con sus hilos los destinos de la vida, cuyo equivalente en la mitología romana eran las parcas) y NÉMISES (la justicia divina, protectora del equilibrio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario