lunes, 10 de junio de 2019

Yo SÍ veo Cuarto Milenio

Quien me conozca, sabe que no soy muy fan de la televisión, de sus programas y no soy un seriefilo empedernido. Por eso tiene mucho merito que un programa televisivo me enganche hasta tal punto que lo sigo desde sus inicios. Me estoy refiriendo a Cuarto Milenio. 


Su primera emisión data de Noviembre de 2005 y nació como programa hermano de Milenio 3 de la Cadena Ser, presentado igualmente por Iker Jiménez y Carmen Porter, que inicialmente podríamos traducir como periodismo de investigación, aunque siempre en torno a lo paranormal, OVNIs, encuentros extraños, futuros más o menos lejanos, conspiraciones, misterios de la historia e incluso actuaciones humanas que nos parecen extrañas y que entroncan con la mente y la psicología. Siempre con un grupo de colaboradores tanto del mundo del periodismo, la investigación, la medicina...


Ni hay que decir que es evidentente que no es fácil que un programa televisivo dure tanto en antena (y con grandes audiencias, a pesar de la horas en la que lo emiten), sino por los temas que trata. No es el primero que hay en antena (recordemos al gran Jiménez del Oso), pero sí el más duradero y el que despierta en nosotros la curiosidad por conocer más allá. Incluso reconocidos médicos o psiquiatras, tan proclives siempre (o casi siempre) a descartar todo lo que no pueden ver o tocar, al menos han tenido que ver un poco más allá de lo que aparentemente no podía ser real. Tampoco es que haya demasiadas publicaciones sobre el misterio en los kioskos, aunque las siguen habiendo.
Tampoco parece resultar fácil para nadie decir que ve Cuarto Mileno. No tanto porque le importe lo que digan otros, sino porque esos otros tienden a juzgar en base a sus creencias o prejuicios. Honestamente me importan más bien nada la opinión de los que se mofan de los que vemos Cuarto Milenio. 


Es más: reconozco que alguna vez me ha sobrecogido alguna que otra historia, poniendoseme la piel de gallina cuando entran en escena entes como el demonio, presuntos avistamientos de extraterrestres o voces y extraños ruidos como provenientes de otro tiempo; muy lejos del nuestro. Ni que decir que aún dandome miedo algunas historia, tampoco les voy a engañar. Hay veces que me dan más miedo las acciones humanas tales como un asesinato indiscriminado o las posibles guerras que aún desconocemos (y que corresponden a cualquier estrategia militar) que los fantasmas. Y es que a lo que tenemos que tener miedo no són a los muertos, sino a los vivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario