domingo, 2 de septiembre de 2018

La tierra de Alvargonzález

"Me pareció el romance la suprema expresión de la poesía y quise escribir un nuevo Romancero. A este propósito responde La tierra de Alvargonzález. Muy lejos estaba yo de pretender resucitar el género en su sentido tradicional (...), pero mis romances no emanan de las heroicas gestas, sino del pueblo que las compuso y de la tierra donde se contaron; mis romances miran a lo elemental humano, al campo de Castilla"
 Antonio Machado

El gran poema romancero de Machado que sería La tierra de Alvargonzález (lo dice el mismo) salió del pueblo para el pueblo. Tierras de Castilla a las que tanto admiró don Antonio.


Contaba Machado que iba de excursión junto a algunos amigos sorianos a las fuentes del Duero cuando supo por un lugareño la historia-leyenda de Alvargonzález en el transcurso del viaje en caballerías ente Cidones y Vinuesa: 
"Por aquel sendero, -me dijo el campesino, señalando a la diestra-, se va a las tierras de Alvargonzález; campos malditos hoy; los mejores, antaño, de esta comarca”
Historias de herencias y asesinatos, remordimientos y suicidios caracterizan esta obra de don Antonio Machado en uno de sus trabajos más conocidos y reconocidos que tienen como protagonista al tal Alvargonzález y a sus hijos y sobre todo a la esplendida tierra regentada por el mencionado Alvargonzález. 


Ignoramos si la leyenda relatada por el campesino fue verdad (aunque se cuentan varios crímenes escabrosos por la zona), pero lo cierto es que estamos ante una maravilla de la palabra escrita que fue publicada por primera vez en París en 1912, en el número 9 de Mundial Magazine, la revista de un grande llamado Rubén Darío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario