miércoles, 6 de septiembre de 2017

Diana cazadora

Con su arco apareciera Diana, Diosa de la caza, cruel y vengativa. Efectivamente no era plato de buen gusto meterse con esta Diosa, hija de Júpiter y Latona y hermana melliza de Apolo. Muchos han querido ver en esta Diosa cierta independencia de la mujer hacía el hombre. 


Y es que siendo testigo de los dolores del parto de su propia madre, avorreció todo lo relacionado con el matrimonio hasta el punto de pedir a su padre la gracia de guardar su virginidad para siempre (cosa que obtuvo) como su hermana Minerva.


Zeus la nombró Diosa de la caza, dotandole de arco y flechas, aparte de una comitiva de ninfas (las cuales hacían un voto de castidad) con quienes se dedicaba precisamente a cazar. Era tan severa y terrible hasta con sus propias ninfas cuando no hacían lo que ella quería. Quien se encontraba con Diana (cuya equivalente en la mitología griega era Artemisa) podría correr un grave riesgo de morir. 


Un ejemplo: cuenta Ovidio en su "Metamorfosís" que el pastor Acteón, la vio bañándose desnuda junto a sus ninfas, por lo que Diana, al comprobar que había visto sus virginales misterios, lo transformó en venado e hizo que sus propios perros de caza lo devorasen. ¡Terrible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario