martes, 29 de agosto de 2017

Las muchachas de Biddenden

Cuenta la tradición que en Biddenden, Kent, Inglaterra, sobre el año 1100, nacieron dos niñas (¿O dos en una?) siamesas, las cuales estaban unidas por el hombro y la cadera. Las niñas en cuestión eran Mary y Eliza Chulkhurst (o Chalkhurst), las cuales nacieron en el seno de una familia relativamente rica para la época. 


Siempre unidas, se dice, según algún supuesto testimonio, que tenían "peleas frecuentes que, algunas veces, terminaban a golpe". Cuando tenía 34 años, falleció Mary por lo que los médicos quisieron separar a la otra hermana (que aún vivía) del cuerpo inerte de su hermana, pero Eliza se negó aduciendo que "así como vinimos juntas, también nos iremos juntas". Lo curioso es que falleció tan repentinamente como su hermana... seis horas después.
En su testamento, las hermanas siamesas dejaron cinco parcelas de tierra en el área de Biddenden que eran sobre unos 20 acres (8,1 hectáreas) para la Iglesia loca, proveyendo un subsidio anual de pan, queso y cerveza para los pobres durante la Pascua.. Según esta historia (¿O leyenda?) las tierras de Biddenden serían conocidas a partir de ese momento como las tierras de pan y queso. 

Iglesia de Biddenden

Dicho subsidio se sigue manteniendo, pero lo cierto es que la leyenda parece hacer aguas. Se sabe que por lo menos a partir de 1600 existía tal subsidio, pero no así de las hermanas y su historia desde 1700 como mínimo.  Desde 1775, el subsidio ha incluido pasteles de Biddenden, galletas duras ilustradas con una supuesta imagen de las siamesas.


Desde ese momento se ha intentado saber qué hay de verdad en tal historia y se ha pasado desde la aceptación (al menos con ellas unidas solo por las caderas) hasta el rechazo, alegando que no es más que una tradición popular. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario