jueves, 6 de julio de 2017

El oro del Rey Midas

Durante el Reinado de Midas, Frigia vivió una de las etapas de mayor esplendor jamás conocidas, adoptando el alfabeto griego y expandiéndose hacía el este, manteniendo acuerdos comerciales con Asiria, algo que convirtió a su Rey, el primer Monarca extranjero que tuvo Frigia, en uno de los más ricos y poderosos del mundo. algo que llamó la atención a los griegos que añadieron a éste a su mitología. 


Según el relato mitológico, el rey Midas, hijo de Grodinas, un campesino que había llegado al trono de Frigia por voluntad de los Dioses, creció obsesionado por las riquezas. Es por eso que, tras ayudar a Sileno, compañero borrachín de Dionisio (Baco en la mitología romana), el mencionado Dios le dijo que haría realidad un deseo que el pidiese. El avaricioso Rey le pidió que todo lo que tocase se convirtiese en oro, algo que se cumplió al instante, cosa que agrado al Monarca hasta que ocurrió un problema y ese fue el hambre.

Midas ante Baco

Cuando le trajeron comida ésta se convirtió en oro, al igual que el vino. Nada podía tocar con sus propias manos; todo se convertía en el preciado metal. Así, Midas, terriblemente espantado, le pidió a Dioniso que lo ayudase; que se arrepentía de su deseo. El Dios le dijo que se lavase en el río Pactolo, que desde ese momento contuvo arenas auríferas o polvo de oro en sus orillas.


Esta historia ha sido utilizada con un tono moralista, desacreditando la avaricia y sus consecuencias, pero también de forma solapada puede hacer referencia a que el Reino de Frigia, así como su Monarca, fueron muy ricos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario