domingo, 30 de julio de 2017

El cartero Malone

En la pintura, todo estaba en sus manos. Hubieron muchos grandes buenos jugadores durante su etapa (Magic Johnson, Jordan, Abdul-Jabbar, ...), pero si hay algo en la carrera de Karl Malone es la regularidad: 19 años jugando al baloncesto y el segundo máximo anotador de la historia de la NBA. Para eso hay que ser muy bueno.


Sería en los Jazz de Utah donde se cimentó la carrera de Malone quien formó junto a John Stockton una pareja formidable. Defensa-ataque-defensa Karl Malone no era el mejor en algo, pero si de los mejores en todo. Gran anotador, excelente pasador y con una velocidad formidable para sus poco más de dos metros de altura, desde muy pronto a Malone se le conoció como el cartero por su reparto de asistencias y anotaciones que le hicieron uno de los baloncestistas más grandes que haya pisado una cancha de la NBA.


Después llegarían los éxitos del Dream Team, aquel mágico equipo de profesionales estadounidenses que machacó a todos sus rivales en Barcelona 92 y luego el éxito de Atlanta 96. Dos Oros para un equipo legendario.


Si no ganó un Anillo fue porque primero no pudieron hacer nada contra los Lakers en los 80 y después contra los Bulls en los 90. Incluso cuando se fue a los Lakers en su última temporada no pudo ganar el ansiado Anillo. Eso demuestra que a pesar de las derrotas y los fallos, se puede llegar a ser muy bueno. Y Karl Malone fue un grande. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario