miércoles, 7 de junio de 2017

El monumental cine Víctor

Entre las construcciones más reconocidas de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife nos encontramos una muy particular, que se halla justo al lado de la plaza de la Paz en la confluencia de las ramblas de Pulido y de Santa Cruz (antigua rambla General Franco) y las avenidas Islas Canarias y Asuncionistas. Efectivamente, por el cine Víctor fue el primer cine en el que tuve la suerte de aficionarme al séptimo arte (dada mi edad, con películas Disney, en la que podemos considerar la segunda etapa dorada de la compañía). 


El Víctor fue construido por el arquitecto granadillero José Enrique Marrero Regalado, cuyos decorados y diseños lo hacen una de las obras más grandes de un hombre que fue gran promotor de la construcción de otros cines como el cine Baudet o el cine Rex, ya desaparecidos. La fachada del cine es impresionante. 


El cine fue inaugurado el 22 de Abril de 1954, proyectandose película musical británica, "Los cuentos de Hoffman", dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger, siendo a partir de ese momento uno de los cines más importantes de la ciudad y, mientras otros, en los 80, pasaban de ser cine de una sola película a multicines, el cine Víctor seguía siendo el único que mantenía la programación con una sola película que podía estar en cartelera uno o dos meses. El cine Víctor presenta una capacidad para 550 butacas en la parte baja y 225 en la parte superior. 


A principios del Siglo XX comenzó la decadencia que coincidió con la llegada de los Yelmo Cineplex en el Carrefour Meridiano y la compra del cine por el Cabildo para dar cine independiente subtitulado. Una ciudad de cine como Santa Cruz se había olvidado de sus cines hasta el punto de que fueron cerrando progesivamente, incluido el propio Víctor, que si bien cerró, volvió a abrir, pero sinceramente ya no es lo mismo. Santa Cruz y la tradición perdida de los cines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario