miércoles, 21 de junio de 2017

El misterio de la mansión Winchester

Hablar del apellido Winchester es hacer referencia a una familia que se lucró gracias a la invención del rifle de repetición Winchester tantas veces visto en películas clásicas y que sirvió para la conquista del oeste. Pues se cuenta que la viuda del inventor de dicho rifle, el cual fue William Wirt Winchester, no estaba tranquila.


Tras la muerte de su hija Annie en 1866, muy pequeñita, y de su marido en 1881, Sarah Winchester recibe la mitad de las acciones de la compañía de su difunto esposo, aparte de tener un sueldo diario de mil dólares (¡Una cantidad tremenda para la época!), pero le desasosegaba que ese dinero estuviera "machado de sangre" dado todas las muertes que se habían producido gracias al terrible rifle. 

Sarah Winchester

Según algunas fuentes, Sarah visitó a una médium en la ciudad de Boston, la cual dijo que estaba maldita por todos aquellos muertos por las armas ideadas por su marido. Para liberarse de los espíritus que la atormentaban y la dejaran en paz, debía construir una casa sin jamás terminarla, así los espíritus en cuya vida mortal perecieron bajo las balas del rifle Winchester no podrían hallar una morada donde habitar. 


Es por eso que Sarah compró un terreno en el Valle de Santa Clara para construir la casa de estilo victoriano, ordenando la construcción de la misma en 1884, durando su muerte un 5 de Septiembre de 1922. Actualmente, la mansión es utilizada como un atractivo turístico, con visitas guiadas a la misma... y no es para menos. 


La mansión Winchester tiene hasta siete pisos, 160 cuartos e infinidad de chimeneas, puertas y ventanas y lo que parece curioso es que un número parece repetirse en dicha mansión: el 13. Escaleras con 13 escalones, 13 ganchos en el armario de la viuda, 13 baños, ... e incluso se dice que el testamento de la señora estaba dividido en 13 partes (en honor a tal costumbre, cada vez que hay un Viernes 13 se tocan las campanas 13 veces a las 13 horas.). Ni que decir tiene que se habla de espíritus vagando por la casa, extraños cambios de temperatura y sombras que vienen y van. Puede que uno de ellos sea el de la mismísima señora Winchester, de la que se dice que desde determinados pasillos secretos vigilaba las interminables obras de la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario