lunes, 8 de mayo de 2017

¿Dónde está el oro? ¿En Moscú?

Sobre esta historia se ha hablado infinidad y escrito infinidad de veces. Efectivamente; el oro de Moscú fue uno de los episodios más controvertidos de la guerra civil española en lo que sería una operación auspiciada por el socialismo en clara connivencia con el comunismo proveniente de la URSS, pero ¿Cuáles fueron los hechos?


En 1936 (año de comienzo de la guerra) tuvo lugar una operación de apropiación y traslado de hasta 510 toneladas de oro en monedas (correspondientes al 72,6% de las reservas de oro que tenía en ese momento el Banco de España ), desde su depósito en Madrid hacia la URSS de Stalin. La idea es que este dinero era que los soviéticos intervinieran en la contienda con material bélico acorde para combatir a los sublevados, los cuales contaban con el apoyo militar y logístico de la Italia fascista y la Alemania nazi. Y es que las democracias europeas se lavaron literalmente las manos frente al presumible avance de los nacionales.


Dicha operación estuvo dirigida por el Gobierno de la II República, presidido por Francisco Largo Caballero y a iniciativa de su Ministro de Hacienda, Juan Negrín, pero no todo quedó en los fondos del Banco de España, sino que también correspondió a bienes incautados por el gobierno del frente popular a lo largo de la contienda civil, algo que generó descontento y pánico por parte de la población. 

Juan Negrín e Indalecio Prieto

 
Es evidente que Largo Caballero, un supuesto socialista, proclive a la colaboración con los comunistas desde hacía unos cuantos años (con llamamientos a la guerra civil y a aniquilar a la "malvada" derecha... ¡en pleno 1933!) y Negrín, un tipo moderado supuestamente de la escuela de Indalecio Prieto, eran unos vendidos a la URSS, que toleraron desmanes en territorios afines a la República y desde ese momento (especialmente a Negrín) se les acusó de esquilmar al Banco de España, destinado las reservas de oro a la financiación de un régimen totalitario con el agravante de que la ayuda de los soviéticos en España no fue ni mucho menos buena, teniendose que recurrir a las brigadas internacionales en un burdo intento de ganar una guerra que ya habían perdido.  


Desde el franquismo siempre se acusó a los republicanos, especialmente a Negrín, de provocar una crisis económica sin precedentes, mientras desde algunos estudiosos del tema, justifican la intención de supervivencia de la República frente a la no-intervención del resto de países. Lo cierto es que se ha señalado a esta operación como la causante de la crisis monetaria en España de 1937, teniendo como principal culpable al Ministro Negrín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario