sábado, 13 de mayo de 2017

Cuando Gina era el símbolo de Italia

El primer recuerdo que tengo de Gina era actuando como la Reina se Saba. Una mujer guapísima y gran actriz, Gina levantaba pasiones y ya en la época en la que rodó esta película ("Salomón y la Reina de Saba"), primero con el malogrado Tyrone Power y después con Yul Brynner, ya era muy grande. 


Siempre ha dicho que su llegada al cine fue por casualidad. Sea cierto o no, Luigina Logobrigida (o La Lollo como la llamarían los italianos) se convirtió en una de las grandes actrices no sólo del cine transalpino, sino de el dificil mundo hollywoodiense. Comenzó a ser conocida para la industria con una actuación inmejorable junto a Humphrey Bogart y teniendo como director a uno de los grandes, John Huston. La película fue "La Burla del Diablo" de 1953 rodada en Italia. A partir de ahí el salto a la fama internacional de Gina fue imparable. Sus papeles de mujer fuerte y que destacaba por un atractivo notable marcaría su devenir interpretativo.


Películas como "El Gran Juego" de Robert Siodmak, "Trapecio" con Burl Lancaster y Tony Curtis o "Nuestra Señora de París" (Bellisima Esmeralda) le dieron gran fama, aunque sin olvidar sus raices... y es que siguió actuando en películas italianas. Gina consiguió cinco David de Donatello (dos de ellos honoríficos). La meteorica irrupción de Sophia Loren hizo que en gran medida el cine italiano se dividiera entre partidarios de la Lollo y partidarios de la Loren.

En vespa

Tras la Reina de Saba ´la actividad interpretativa  de Gina fue frenetica, rodando con grandes del calado de Rock Hudson, Frank Sinatra, Alec Guinnes e incluso con su compatriota, una de las más destacadas de su tiempo, Claudia Cardinale.


Los años pasaron y su estrella comenzó a decrecer paulatinamente a partir de los 70. Y sin embargo su recuerdo permanece. El recuerdo de un símbolo de Italia. ¿Cómo olvidar a Gina Lollobrigida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario