miércoles, 19 de abril de 2017

Lutero fue una bomba

Sería un 31 de Octubre de 1517 cuando un simple monje agustino llamado Martín Lutero clavo en en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg (para que todo el que pasara la leyera) una publicación realizada por el mismo con 95 tesis, cuyo titulo era "Disputatio pro declaratione virtutis indulgentiarum" ("Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias" en latín) en la que cuestionaba el poder de las indulgencias (bulas de perdón de los pecados concedidas por el Papa y Cardenales, que Lutero consideraba que no estaban avaladas por la propia Biblia, siendo además vendidas a mansalva) y en especial contra la autoridad papal.


Puestas a la luz, las 95 tesis fueron muy difundidas por la zona, algo que, según cuentan, sorprendió al mismísimo Lutero, que vio como desde la Iglesia se tomaba con cautela tales ideas referentes a pecados e indulgencias (o compra de las mismas). 

Las 95 tesis

Ya en 1918 las tesis habían sido leídas por media Europa, generando una confrontación entre partidarios y detractores de Lutero, algo que hacía que fuera posible un cisma en la misma Iglesia. Ahí fue cuando entró la política (la cual estaba muy unida a la religión) y un 17 de Abril de 1721 (casí 4 años después de que Lutero clavara las tesis), el monje (o ex-monje). que había sido excomulgado por el Papa León X ese mismo año, compareció ante la Dieta imperial reunida en Worms en la que estaban los principales estamentos de la época . 
Esta era la primera cita del Emperador Carlos V (también Rey de las Españas bajo el nombre de Carlos I) con los Príncipes alemanes y en la reunión se trataría la situación política y religiosa planteada en las Germanías (es incorrecto hablar de Alemania para referirnos a aquellos años) a raíz de las tesis de Lutero. Invitado a retractarse, Lutero se negó y fruto de ello fue la promulgación del edicto imperial de Worms el 8 de Mayo por el que el teólogo y sus seguidores fueron proscritos.


No obstante, ya estaba todo hecho. Lutero tenía un gran número de simpatizantes y gracias a ellos, consiguió escapar de la cárcel o de la muerte. A partir de ahí, tradujo la Biblia al alemán, siguiendo con una reforma, que llevaría a un tremendo cisma no sólo religioso, sino político, que continuó hasta su muerte en 1546 (entre medias le dio tiempo para casarse con una monja con la que tuvo 6 hijos) y cuyos sucesores continuando, propiciando la institucionalización del protestantismo del cual saldría varías corrientes como el luteranismo, el presbiterianismo y el anabaptismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario