domingo, 30 de abril de 2017

El pequeño dictador

Poco (o muy poco creo yo) se ha hablado de las últimas noticias relacionadas en torno a las corruptelas de un clan (puede que fuera por las cientos de noticias asociadas a casos de corrupción de cargos relacionados con el PP), el cual hasta hace nada se pavoneaba por todo Cataluña no por la calle (estos desprecian a la gente de a pie), sino en coche oficial. Efectivamente; a los Pujol se les esta cercando (demasiado tarde eso sí), demostrándose que estos individuos poco les importaba robar por el bien de ellos mismos, aunque como todo buen nacionalista si estas contra mi, estas contra la región que yo representó.


Todos lo sabíamos. Jordi Pujol, el pequeño dictador, siempre tuvo a la prensa comiendo de su mano, al igual que a políticos del resto de España con la amenaza latente de crear un conflicto entre Cataluña y el resto por el simple hecho de ir contra sus corruptelas, que abarcan desde Banca Catalana, pasando por los Juegos Olímpicos y siguiendo hasta los últimos años de mandato. 
Todos los sabiamos. el dictador Pujol representa a esa burguesía catalana (generalmente nacionalista) que poco le importa vivir en Democracia o en el franquismo porque ya sabemos como recibían a Franco y se comportaban de forma miserable y sectaria como ya decía un tal Manuel Azaña con todos aquellos que pensaran diferentes a ellos. Sí; gente como el pequeño dictador, señora (a la que cuentan que trataban con una cortesia tal que ni Carmen Polo) y sus vastagos, esos que desde pequeños se acostumbraron tanto a robar que lo ven como algo normal (tan normal como el perro ladra y el gato maulla), odian tanto a Cataluña que robaron a manos llenas con la connivencia de muchas gentes que ahora alientan el nacionalismo más desintegrador y racista (Los rufianes o las CUPs de turno) para escapar a su justo castigo por tantos desmanes cometidos contra los catalanes, aquellos a los que desprecian y siempre han mirado por encima del hombro. Sí; esa es la familia del pequeño dictador. 
PD: Un ejemplo de su soberbia y categoría de pequeño dictador (como decía cualquier cosa y nadie le tosía), la encontramos en su famosa comparecencia en el Parlamento Catalán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario