viernes, 24 de marzo de 2017

Príncesas Disney

Walter Elias Disney era un gran admirador de los cuentos clásicos y como tal se propuso que su compañía hiciera realidad los cuentos tan conocidos y reconocidos por todos. Así, tras un tiempo de pruebas (Silly Simphonies) nació el milagro animado que fue (y es) "Blancanieves y los Siete Enanitos" y, por lo tanto, la que sería la primera Princesa Disney. 



Los cuentos adaptados por Disney no eran exactamente versiones fieles a las originales, pero lo cierto es que calaron y sus personajes alcanzaron gran popularidad. Entre las denominadas Princesas Disney llegaron "Cenicienta" (la primera Princesa Disney "plebeya") y "La Bella Durmiente" y si; se lo que dirán muchos con ese pensamiento que intenta valorar el pasado con los ojos de hoy: Los cuentos Disney asociados especialmente a las Príncesas son machistas. No voy a discutir eso (porque es evidente que es verdad), pero valorar algunas cosas del pasado con la mentalidad de presente a veces se hace tediosamente complicado.  Se ha calificado a personajes como Blancanieves, Cenicienta y Aurora como simples objetos que esperan que un Príncipe azul las salve, fomentando estereotipos vistos como negativos en la actualidad. Eso no quita que las películas Disney tengan buenos argumentos, con una animación magnífica y personajes atrayentes que marcaron a una generación.



Los 90, con la segunda etapa dorada de Disney, con el gran Walt fallecido hacía algunos años, llegarían Príncesas, que sin olvidar su happy ending (matrimonio incluido) eran espíritus libres, que buscaban algo más o no se conformaban con lo que tenían, que en algunos casos eran comodidades tremendas. Así tenemos a Ariel de "La Sirenita", "Bella" de "La Bella y la Bestia" (soñadora, pero con los pies en el suelo y que le encanta leer) y Yasmín de "Aladdin". Todas eran readaptaciones aún más libres si cabe que los primeros cuentos adaptados por la compañía. 



A tanto llegó la fama de las Príncesas Disney que la propia compañía creó una franquicia basada en las mismas con un canon específico por el que vender merchandising asociado a su mundo. Quitando las ya nombradas, éstas son Pocahontas (aunque técnicamente es la hija de un fefe tribal), Mulán (aunque no es propiamente una Princesa, pero la incluyen por su hazaña heroica en favor de su pueblo), Tiana, Rapunzel y Mérida (La primera Princesa a la que algunos asocian con el feminismo por su determinación de casarse no por la fuerza, sino con quien ella quiera). Un total de 11, aunque a veces se han añadido de forma no oficial a otros personajes como Anna y Elsa de "Frozen", aunque la última es Reina de su pueblo, Arendelle. 



Casi todas menores de edad (la más "pequeña" es Blancanieves que tiene 14) y canciones en muchos casos que forman parte de las maravillosas bandas sonoras Disney, las Princesas Disney. Y es que más allá de todo eso, las obras de Disney nos marcaron a muchos gracias especialmente a sus Princesas. 

Blancanieves-Mi Príncipe vendrá


Cenicienta-Soñar es desear 

 

La Bella Durmiente-Eres tú

 

La Sirenita-Parte de él

 

La Bella y la Bestia-Bonjour

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario