sábado, 4 de marzo de 2017

Mezclar churras con merinas

Es probablemente uno de los dichos castellanos más conocidos y puede que el que ha generado más confusión, puesto que, debido al desconocimiento de muchos, éste ha degenerado en una expresión sin pies ni cabeza: "no mezcles los churros con las meninas", pero ¿De dónde viene aquello de mezclar churras con merinas?


Dicha expresión proviene del mundo ovino. Las churras son unas ovejas de exquisita carne y buena leche, mientras las merinas destacan por su lana blanquecina y densa, mucho mejor que la de las churras. De esta forma, churras y merinas, aún siendo ovejas, son muy diferentes y no admiten comparación. 
Así nació la castiza expresión (aun en uso) "no mezcles churras con merinas" cuando le decimos a alguien o a un grupo de personas que no ponga en el mismo plano temas, personas o cosas de naturaleza muy distinta. Un ejemplo de significado pudiese ser "las comparaciones son odiosas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario