domingo, 5 de marzo de 2017

La Virgen "republicana"

En la Iglesia de la Virgen del Pilar en el centro de Santa Cruz de Tenerife se encuentra Nuestra Señora de las Angustias, una fenomenal talla del escultor tinerfeño Miguel Arroyo que, según la tradición, utilizó de modelo a una de sus hijas, cuyo nombre era Angustias. Diversos investigadores del tema, no obstante, rechazan tal idea, pues el artista que había sido clérigo, terminó secularizándose, casándose y teniendo tres hijas, pero todo eso ocurrió justo después de haber realizado la imagen de la Virgen de las Angustias. No obstante, es cierto que Arroyo le dio el nombre de Angustias a una de sus hijas. En aquellos años, sería el propio artista quien solía vestir a la Virgen para las procesiones y pronto fue muy venerada por los fieles de la isla. 


Su primera salida sería el Viernes Santo de 1805 en una procesión que sería conocida como la "procesión de los Republicanos" cuando en los años 20 del Siglo XX los concejales se negaron a pagar a la banda de música para que participara en la procesión y el alcalde accidental de Santa Cruz de Tenerife, don Emilio Calzadilla, conocido republicano, abonó de su bolsillo los honorarios. La banda, agradecida por el gesto de tal gran hombre que prefirió mantener la tradición independientemente de sus propias creencias, decidió tocar alguna pieza que fuera del agrado del propio Calzadilla, del cual dicen que era muy entusiasta de Giacomo Puccini por lo que se optó por el "Adiós a la vida" de la ópera Tosca, adaptandose a marcha procesional.


Sin embargo, no sería el único vinculo de la Virgen con la República. En 1931, en plena Segunda República Española, se había prohibido todo tipo de procesión religiosa dado el carácter laico de la nueva forma de Estado, pero se decidió que la Virgen saliera (violando la Ley vigente), siendo la única que procesionó en todo el país. A partir de ahí sería conocida como la Virgen republicana. 


Fue tal el fervor por la Virgen que en una librería (ya inexistente) ubicada entre Villalba Hervas y San José, donde se reunían en tertulias un grupo de intelectuales y republicanos chicharreros, éstos salían a verla pasar en procesión y saludaban a la imagen con banderitas republicanas... y de hecho al paso de la procesión (si la memoria no me falla) aún hoy se puede contemplar alguna bandera tricolor republicana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada