martes, 7 de marzo de 2017

El vuelo del dragón

Es quizás una de las figuras mitológicas más trascendentales no sólo del mundo occidental, sino del oriental, hallándose en diversas mitologías y con un simbolismo determinado. La palabra dragón proviene del latín draco, que a su vez deriva del griego δράκων , drákon, que significa "serpiente", procedente de la la familia del verbo δέρκομαι, que significa "mirar fijamente" y es que se piensa que en el origen del término se hace explicita referencia al poder fascinante e hipnótico de la mirada de la serpiente como si de una gorgona se tratara. 


La visión del dragón podría variar en función de la cultura. En occidente, los dragones estaban inspirados en otros reptiles como el cocodrilo o el caimán, creyéndose que la creencia en tales seres pudiera deberse al hallazgo de antiguos fosiles de dinosaurio o a cuando se visionó por primera vez el cocodrilo del Nilo o un reptil que recibió el nombre latino de Varanus komodoensis y que conocemos como dragón de Komodo. 
Los rasgos en occidente del dragón eran por lo general negativos, gracias no sólo a nuestra cultura grecolatina, sino a la tradición judeocristiana que innumerable veces asocia los dragones al diablo. Muy reconocida es la historia de San Jorge, el cual tuvo que luchar contra un dragón y en el Apocalipsis de San Juan se refiere a Satanás, el mismísimo diablo, como el dragón. Generalmente se decía que eran seres brutales, que solían escupir fuego y tenían alas. Aparte de eso, son codiciosos y suelen devastar regiones enteras. 

San Jorge y el dragón

Por su parte el dragón oriental (China, Japón, Corea, ...) tiene características más positivas, como de protector y guardián, aparte de que fisicamente son distintos: presentan una apariencia serpentina,  mezclada con características de otros animales y casi nunca tienen alas.


En la culturas oriental los dragones eran muy venerados y, de hecho, en algunos cultos son reverenciados como representantes de las fuerzas primitivas de la naturaleza y el universo, destacando por ser símbolo de buena fortuna. 


Es evidente que la tradición en los dragones, aún siendo figuras mitológicas asociadas a los reptiles, tanto en occidente como oriente son físicamente distintos y, lo más importante, presentan una simbología distinta. Mientras en occidente refleja la maldad, en oriente representa la bondad, lo cual significa que las tradiciones surgieron de forma independiente en función no sólo de la cultura, sino de la propia religión predominante en aquellos momentos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario