martes, 14 de febrero de 2017

Canarismos

A veces quizás por influencia de la Península Ibérica, los canarios olvidamos o dejamos de utilizar palabras, expresiones o frases que aún viniendo de fuera (sobre todo de América Latina) no son propias y que, en cierta medida, nos han formado como pueblo. 


El canarismo sería imposible de entender sin conocer nuestras rasgos gramaticales y fónicos tales como nuestro característico seseo que consiste a pronunciar la letra Z de forma idéntica a una S, algo propio no sólo en América, sino en territorios de la Península Ibérica tales como Andalucia o Extremadura, nuestra aspiración de la J o la S, aparte del característico uso del Ustedes que sin en otras latitudes es signo de respeto, en las Islas Canarias es utilizada de forma habitual. 
En cuanto al dialecto canario, como puente entre Europa, América y África tenemos gran cantidad de palabras procedentes de los aborígenes, España (especialmente gracias a andaluces y extremeños que vinieron a las Islas tras la conquista), Portugal y América (sobre todo Cuba y Venezuela). 

La inmigración canaria tuvo gran influencia en la configuración del dialécto canario

Hablar de vocablos procedentes de los aborígenes en mencionar el gofio, folelé (libelula), el baifo o el guirré. Por otro lado, tenemos las palabras procedentes de América tales como guagua (autobus) y gaveta (cajón). Sin embargo, hay canarismos que derivan de una voz panhispánica, pero que en las Islas han sufrido algún proceso lingüístico que ha dado origen a una palabra nueva o modificada. Un ejemplo es la palabra "alegar" que en español significa "aducir méritos para fundamentar alguna petición", mientras en las Islas Canarias se emplea como sinónimo de "conversar" (a veces hablar demasiado). Los conquistadores normandos (los que comenzaron la conquista) también nos dejaron palabras tales como creyón (lápiz de color, proviene de crayon) o cardón (tipo de planta autóctona de las Islas, que puede venir del francés chardon, que significa planta con espinas). El andalucismo, por otra parte, ha tenido gran influencia dentro de las Islas con palabras como embelesar (adormecer) o chocho (altramuz). 

Juan de Bethencourt

Lo que es seguro es que los canarismos más allá del concepto o la palabra en si, han formado y forman parte de nuestra historia. Por eso resulta resulta bastante penoso que algunas expresiones o palabras se pierdan por el motivo que sea. En cierta medida (y creo no equivocarme) es como negarnos a nosotros mismos. Por eso es conveniente, desde siempre hacer una defensa de nuestro dialecto canario, que es uno de las mayores y más grandes legados que podemos hacer a las generaciones futuras. Un maravilloso legado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario