sábado, 30 de abril de 2016

Cuando Black is Black

En los años 60, a pesar de la dictadura, España quería entrar (en cierta medida) en la modernidad... y no había nada más moderno (al menos en la época) que cantar en inglés, aunque hasta ese momento nos habíamos conformado con medio traducirlas del inglés. Serían  los Bravos (aparte de los Canarios) los que nos abrirían las puertas al inglés. 


La idea de la banda agrupación era conquistar el mercado europeo con una canción completamente en ingles para lograr mas difusión especialmente en Inglaterra, donde estaba la cuna del pop sesentero de aquellos años. Para ello decidieron reclutar a sus filas a un cantante de orígen alemán, que tenía una tonalidad vocal muy parecida al fenomenal cantante Gene Pitney (tristemente olvidado por muchos), cuyo nombre era Michael Kögel y que  en su carrera solista se hizo llamar Mike Kennedy.
Después de firmar un contrato con la discográfica Decca Records, la banda tomó sus maletas y partió a trabajar sus canciones a Inglaterra donde se dieron el lujo de contar con la ayuda ni más ni menos que del productor Ivor Raymonde. 


De este periodo, surgió la grabación de Black is Black, una canción sencilla, basada en los ritmos pop que sacaban las bandas europeas, pero que tuvo ese ingrediente especial por ser cantada por una banda española. De hecho cuando salió, muchos españoles no lo sabían, creyendo que esta melodía pertenecía a otra banda británica. La canción resultó un exito tremendo, representando todo un hito dentro de la canción española... en inglés. 

El neo-noir o la vuelta del cine negro

Como ya he comentado más de una vez, la gran etapa del cine negro tuvo lugar entre los años 30, 40 y 50, destacando por sus guiones atrapantes (siempre entre el suspense y el thriller psicológico), unos actores brillantes y un efecto visual maravilloso con ese juego de luces y sombras en las que los protagonistas tenían que meterse en más de una ocasión para atrapar al delincuente. Sería en los años 50 cuando el género decayó, pero la sorpresa llegaría cuando el cine negro obtuvo una revitalización; en los 60 llegaría el neo-noir. 


El término "cine negro" fue usado por primera vez por el crítico Nino Frank en 1946 (un año muy tardío pues ya habían un gran número de producciones del género) y en los años 60, añadiendo la palabra "neo", se refirieron a las obras salidas durante esa época que repetían las características propias del cine negro clásico (por lo tanto posee sus mismas características, ya que sigue siendo el mismo género), aunque añadiendo elementos nuevos al mismo.


Los principales elementos añadidos a este cine negro son la crisis de identidad y la vulnerabilidad del protagonista, así como el aumento de la carga sexual con escenas explicitas (desnudos incluidos) debido en parte a la falta de la actividad censora más propia de los años 50 y anteriores. Las características femme fatales siguieron apareciendo, siempre siendo una parte vital para la historia (inolvidables Faye Dunaway en "Chinatown" y Kim Basinger en "L. A. Confidential"), llevando en muchos casos a la perdición al protagonista. 


Muchas de esas películas repitieron los elementos oscuros de décadas pretéritas, teniendo como punto fuerte elementos naturales como la lluvia o la misma noche, encontrando cineastas como Polanski, David Lynch, los Coen o Sam Mendes que quisieron homenajear al cine negro más puro. Otros incluso se atrevieron a combinar el cine negro con otros géneros como hizo Ridley Scott con "Blade Runner", combinandola con la ciencia ficción. 


A continuación, he puesto una lista de las que, en mi opinión, son las mejores películas del neo-noir. Entre paréntesis he puesto el nombre del director, así como el año de producción. 

Las mejores peliculas
1. L. A. Confidential (Curtis Handerson, 1997)


2. Chinatown (Roman Polanski, 1974)


3. Muerte entre las Flores (Joel Coen, 1990)


4. Camino a la Perdición (Sam Mendes, 2002)


5. Seven (David Fincher, 1995)


6. Blade Runner (Ridley Scott, 1982)


7. Sin City (Robert Rodriguez y Quentin Tarantino, 2005)


8. Terciopelo Azul (David Lynch, 1986)


9. Fargo (Joel Coen, 1996)


10. La Noche se Mueve (Arthur Penn, 1975)

La Libertad de los claveles

Todo empezó con una canción: Grândola, Vila Morena. Esa canción sería la señal sobre la que se restituiria una Libertad perdida en el año 1926. Ese canción escogida sería la escogida por el Movimiento de las Fuerzas Armadas para dar el golpe de Estado al régimen salazarista de Portugal. Ahí comenzaría la revolución de los claveles.


Nos encontramos en el año 1974. Hacía 4 años desde que el dictador António de Oliveira Salazar había fallecido y el régimen conocido como Estado Novo parecía morir poco a poco debido a una crisis económica galopante, un pueblo cada vez más harto por la falta de libertades y un larga guerra colonial en Angola y Mozambique, que acabarían independizándose. El régimen salazarista y el régimen franquista eran los únicos regímenes dictatoriales del viejo continente del periodo de entreguerras.

Antonio de Oliveira Salazar

Sería el 25 de Abril de 1974 cuando el Movimiento de las Fuerzas Armadas (osease una parte de los militares) los que se sublevarían contra el Gobierno de Marcelo Caetano. El propio Presidente sería destituido por los golpistas, los cuales pusieron un ultimátum al mismísimo Gobierno para que dimitiera. Al no cumplir tal cosa, el ejército no tuvo más remedio que intervenir hallando un impresionante apoyo por parte del pueblo.


Los tanques salieron a la calle, pero no hubo una sola muerte durante un día en el que destacó sobremanera la marcha de las flores en Lisboa, caracterizada por una multitud pertrechada de claveles, la flor de temporada. Una camarera de nombre Celeste Caeiro, la cual regresaba a casa cargada de las flores retiradas de los adornos de un banquete suspendido por la situación, no pudo dar el cigarrillo que un soldado le pedía desde un tanque donde aguardaban nuevas órdenes en una dura espera. Como la joven sólo llevaba los manojos de claveles, le dio uno. El soldado lo pondría en su cañón y los compañeros repitieron el gesto colocándolos en sus fusiles, como símbolo de que no deseaban disparar sus armas, extendiéndose la acción por toda la capital de Portugal.


Fruto de esta acción pacifista en favor de la Libertad, el golpe de Estado contra el Estado Novo fue conocido como la Revolución de los Claveles. Fruto de este día nacería un nuevo Portugal; fruto de este día nacería la Democracia en Portugal.

La revolución de los claveles


Grândola, Vila Morena

Pedro García Cabrera de la Gomera a la Inmortalidad

Muchos años habían pasado desde sus comienzos en la prensa de Tenerife y, a pesar de su gran capacidad creativa e intelectual, aún ese hombre ya de 75 años, se preguntaba cómo había llegado a ser tan grande. Era releer alguna de sus prosas y comprenderlo. Ese hombre se llamaba Pedro García Cabrera, natural de Vallerhermoso (La Gomera) y pasa por ser uno de los mejores literatos de la historia de las Islas Canarias. 


Pasó una parte de su infancia lejos de su tierra, concretamente en la ciudad de Sevilla, pero en 1915, pero la familia se establecerá definitivamente en Tenerife, iniciando sus estudios de Bachillerato en el Instituto General y Técnico de Canarias en San Cristóbal de la Laguna. Ya desde muy joven, colabora en la prensa y publica en "La Voz de Junonia" y "Gaceta de Tenerife·. A partir de 1926, sus escritos aparecen en publicaciones tan prestigiosa como "Hespérides", en la que coinciden escritores ligados al modernismo y al regionalismo. García Cabrera formara parte de una nueva hornada de jóvenes poetas e intelectuales, los cuales formarán parte del grupo de vanguardia de las islas. 


Así junto a Eduardo Westerdahl y Domingo Pérez Minik, entre otros, participó en la creación de Gaceta de Arte, revista internacional de cultura, que conectó a los intelectuales y artistas canarios con las vanguardias europeas y el surrealismo. Era una época en la que se pasó de la desastrosa Monarquía de Alfonso XIII a una Segunda República en la que el propio García Cabrera participó activamente como afiliado del PSOE, llegando a ser concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife por la  Conjunción Republicano-Socialista y nombrado consejero del Cabildo Insular. Así participó activamente en la vida social de la época, aparte de seguir con sus creaciones poéticas. 

García Cabrera, Pérez Minik, Espinosa, Breton y Peret
Tras el triunfo electoral del Frente Popular, viaja a Madrid para asistir a la elección de Manuel Azaña. Cuando, en Julio, se produce el golpe de estado contra una cada vez más caótica República, es detenido y deportado a un campo de concentración en Villa Cisneros, del que los prisioneros se evaden en 1937. García Cabera marchara a Dakar, Senegal, y desde Marsella, entra en España y se integra en el frente republicano de Andalucía, donde realiza labores de inteligencia militar. Sufre un grave accidente y, sería en el hospital donde conoce a Matilde Torres Marchal de la que se enamorará al instante, casándose finalmente en 1948, año algo tardío debido a que, tras la instauración de la dictadura franquista, estuvo preso en Granada hasta 1946.


En los difíciles años de la posguerra, a pesar del ambiente cultural marcado por una terrible censura y de la disolución del grupo de vanguardia, García Cabrera, Westerdahl y Pérez Minik impulsarían la publicación de una nueva y fugaz revista: "De Arte". García Cabrera se dedicará en aquellos años a enseñar a jovenes escritotres, chicos que como él (hacía mucho tiempo) intentaban encontrar su estilo literario. Con la llegada de la Democracia, da conferencias y participa en diversos actos como el Primer Congreso de Poesía Canaria, que se celebraría en 1976.


Pedro García Cabrera, aquel joven de Vallehermoso, que alcanzó la inmortalidad poética fallecería en la isla de Tenerife siempre involucrado en la vida social y política de su época. Se iba el hombre; permanecía el poeta. Uno de los más grandes intelectuales de su época: 
"En medio de las llamas,
con las espinas de los hombres,
vinieron a la vida y a la muerte
el rosal y el poeta"

Y París no ardió

El contexto de la guerra había cambiado. Las fuerzas aliadas habían completado con éxito el desembarco de Normandía y poco a poco iban liberando a su paso las diferentes poblaciones galas, pero quedaba la más importante. Ek objetivo era liberar París del horror nazi. Mientras un cada vez más enloquecido Hitler, el cual acababa de sufrir un intento de atentado (la famosa operación Valkiria) enviaba a uno de sus Generales más fieles Dietrich von Choltitz para ser el Gobernador Militar de París. La idea era organizar a un ejército alemán que veía que se estaba perdiendo la guerra. Así lo creía el mismo von Choltitz que oyó con estupor de la misma boca del Führer que en caso de que no pudiera mantener París, hiciera que esta ardiera en llamas. Que la capital de Francia ardiese con todos sus habitantes antes de que cayera en manos de los aliados.  


Como era de esperar von Choltitz intentó mantener alta la moral de sus hombres, así como actuar en contra de una resistencia francesa cada vez más organizada. Aún tuvo que oír a muchos de sus iguales militares y esposas hablar de que era imposible no sólo el que París fuera ocupada por los aliados, sino el que ganarían la guerra. El General sabía lo que se había cocido en Rusia por lo que sabía que el plan nazi de dominación no sólo había fracasado, sino que acabaría con el ejército rojo asaltando Berlín. 


Es por eso que, sabiendo que los aliados no tardarían en llegar a París y tomarla, puso sobre lugares estrategicos de la ciudad como la torre Eiffel y el Louvre determinadas bombas que harían explosión una vez que los enemigos se hicieran con París.
Efectivamente los aliados llegaron y hallaron una inusitada resistencia por parte de un ejército nazi que disparaba no para salvar a su Führer, sino para salvarse a ellos mismos. La ayuda de la población local a los propios aliados significó mucho para la victoria final. Mientras la orden de que ardiera París no tenía lugar... ni nunca se oyó de los labios de von Choltitz. 


París nunca ardió ni cuando el propio General fue detenido, tras un día de muerte y sangre en París. Von Choltitz nunca dio esa orden, incumpliendo la orden del mismísimo Hitler. Podría haberlo hecho mientras la población le abría el camino a los aliados y nunca lo hizo. Poco después la resistencia le quitaría (o intentaría quitársela al menos) la honorabilidad de salvar París a un hombre que en el poco tiempo que estuvo siguió encarcelando a la disidencia, algo que él mismo negaría en sus memorias. 


Lo cierto es que esta historia sería novelada con el famoso libro de Larry Collins y Dominique Lapierre "¿Arde París?" que poco después sería llevada al cine con un gran número de estrellas internacionales. Por su parte von Choltitz murió tras una larga enfermedad en 1966, 19 años después de haber sido excarcelado. El General alegaría su decisión de rechazar la orden de "destruir París" en base a que Hitler había "había perdido la razón" y, lo más importante, porque sería "un acto malvado y vergonzoso contra una ciudad que es cuna de cultura". 

jueves, 28 de abril de 2016

La estrella de William Holden

Fue un trágico día del mes de Noviembre de 1981. En una casa desangrado en medio de un charco de sangre se encontró un cuerpo en evidente estado de descomposición. Era el cuerpo de William Holden, que según dijeron los médicos que en estado de embriaguez, se había caído mortalmente. Mucho se especuló con que había sido un suicidio debido a la detección de un cáncer o de un robo. Sea como fuera, desgraciadamente para Holden todo había acabado desde hacía un tiempo. 


En el drama o la comedia, William Holden, hijo de un químico industrial y una profesora, fue uno de los más grandes y notables actores de la época más esplendorosa de Hollywood. Un tipo que siempre brillo con esa presencia arrolladora en pantalla que le llevó el corazón a más de una, a pesar del tiempo y de que en los 70 ya asomaba alguna cana... y es que (en mi humilde opinión) él y Cary Grant  siguieron conservando ese atractivo especial que los hizo únicos. 

Barbara Stanwyck y William Holden

Películas de todo tipo, desde obras románticas desde el drama como "La Colina del Adios" siguiendo por la comedia como "Nacida Ayer" o "Sabrina" (¡Qué enamorada estaba Sabrina de David Larrabee!) y siguiendo por la grandiosa "El Puente sobre el Río Kwai" contaron con la presencia de un Holden que garantizaba grandes interpretaciones que aún en edad ya más madura nos sorprendió con "Grupo Salvaje" (Brutal, por cierto) y "El Coloso en Llamas", llena esta última de grandes actores como Paul Newman o Steve McQueen. 


Sería en aquellos duros años 70 cuando los actores de la época dorada de Hollywood como él comenzarían a decaer (algo que se unió a su divorcio a principios de la década), dejando paso a otra hornada de jóvenes talentos (De Niro, Al Pacino, etc. ) muy alejada de aquellos galanes que hombres como él siempre representaron a la perfección. La estrella de Holden comenzó a decaer progresivamente hasta ese fatal desenlace, un triste final para un gran actor que, sin embargo, es inmortal no sólo para el público, sino para los propios compañeros de profesión.

 
Barbara Stanwyck, gran amiga durante toda su vida, le dedicó el Oscar honorífico que le concedieron a ella en el año 1982. Apenas habían pasado unos meses de la muerte no de un simple actor, sino de un gran actor que supo reconocer lo difícil de su profesión:
"Actuar para una película puede no tener cierta gloria como verdadero arte, pero es un trabajo condenadamente duro"

Los Reyes Católicos

Antes de nada decir que la unión matrimonial de Fernando II de Aragón e Isabel II de Castilla provocó la Unión de los dos Reinos (y por lo tanto la ansiada Unidad entre dos Estados tan poderosos de la Península Ibérica) no es del todo cierto. Ambos Reinos siguieron manteniendo sus Cortes, algo que respetaron los Habsburgo (los Austria) que debían prestar juramento en ambas Cortes y que fue rechazado por los Borbones, que prefirieron la centralización del Estado con una corte en Madrid al estilo de Francia. Lo que si es cierto es que mientras Fernando II era consorte de Castilla, Isabel I lo era de Aragón. Todo cambiaria en parte cuando el titular de ambos Reinos sería una sola persona, tras la muerte de Fernando de Aragón.


Fernando accedió al Trono de Aragón, así como obtuvo títulos como el de Conde de Barcenlona, tras la muerte de su padre, Juan II, e Isabel I accedió al Trono de Castilla, tras la guerra de sucesión castellana. Inicialmente Fernando e Isabel tuvieron problemas para casarse debido a su parentesco (eran primos) por lo que necesitaron de una bula papal que tardó muchisimo en llegar, ya que era visto Durante la época de Isabel y Fernando se acabó con el periodo que se dio en llamar Reconquista y que unía todos los Reinos de la Península Ibérica bajo la Cristiandad. Esto se conseguiría con la toma de Granada de 1492, año en el que merced muy especialmente a Isabel I, Cristobal Colón llegaría al continente Americano abriendo al transito comercial a un nuevo rumbo en el que Castilla llevaría la voz cantante. En 1496 se terminaría con la conquista de las Islas Canarias iniciado hacía casí un siglo. Por otro lado, la zona de influencia de Aragón sería el Mediterráneo, muy especialmente la Península Itálica. 

Entega de las llaves de Granada

Lo que podemos decir de ambos Reyes es que fueron garantes de la Cristiandad, haciendo que, tras la toma de Granada, los musulmanes que querían quedarse tuvieran que convertirse al Cristianismo (los moriscos), aunque muchos también se fueron en lo que fue un error económico importante dado que muchos campos se quedaron sin dueño, perdiéndose infinidad de cosechas. Sería el Papa Borgia, Alejando VI el que les daría el título de Católicos en la bula Inter caetera, llamándolos "verdaderos reyes y príncipes católicos". El título de "Reyes Católicos" fue nuevamente reconocido por el mismo Alejandro VI a favor de los Reyes en la bula Si convenit. 

Alejandro VI

Este título lo herederaría a partir de ese momento todos y cada uno de los Reyes descendientes de Isabel y Fernando. Así uno de los títulos del actual Rey de España es el de "Majestad Católica". Sería bajo el Reinado de Isabel y Fernando cuando se constituiría la Inquisición, destinada a preservar la Unidad Católica de los Reinos hasta el punto de ir contra todo aquel que fuera acusado de practicas judaizantes o de no haber abandonado la religión mahometana. Su implantación en Castilla sería inmediata, mientras en Aragón tardó un poco más. 


La heráldica de los Reyes por no dejar de ser conocida, no deja de ser desconocida (aunque resulte paradójico), ya que genera cierta controversia debido a que la Falange y el régimen de Franco utilizaron tales símbolos. Fernando tuvo como emblema personal un yugo, con una cuerda suelta y el mote heráldico "tanto monta", en referencia al nudo gordiano que, según la tradición, cortó Alejandro Magno (Leyenda). Isabel tomó como emblema el haz de flechas, que se representaba atado o suelto o con unas flechas paralelas en número variable. Cada una de estas divisas homenajeaba con su inicial al consorte: "F" de Fernando en las flechas de Isabel, e "Y" de Isabel (con la grafía de la época, Ysabel) en el yugo fernandino. 

La Virgen de los Reyes Católicos

Por otra parte, hay que recordar que San Juan fue uno de los evangelistas más tenidos en cuenta en España y muchos fueron los Reyes los que utilizaron su símbolo, el águila. El águila de San Juan o de Patmos (siguiendo la creencia de que Juan el Evangelista es el mismo que estuvo desterrado en Patmos, escribiendo el Apocalipsis) fue utilizado primeramente por Isabel siendo aún Princesa en 1473. El águila aparecía sin corona debido a que aún no había sido coronada como Reina de Castilla, suceso que tendría lugar en Segovia. Posteriormente fue incorporada a las armas combinadas de ambos, ya con la corona, claro. 

Aguila de San Juan junto al yugo y las flechas

En cuando a su política de pactos entre potencias siguieron la tradición utilizada por muchos Reyes del momento que era casar a sus hijas con Reyes o herederos. Así, por ejemplo, Catalina se casó con el Príncipe heredero de la Corona de Inglaterra, Arturo Tudor y tras la prematura muerte de éste, con su hermano menor, el que sería el Rey Enrique VIII de Inglaterra y Juana se casó con el apodado Felipe el hermoso, hijo y heredero del Emperador Maximiliano I. 
Tras la muerte de Isabel, Fernando tendría bastantes encontronazos con su yerno Felipe, esposo de Juana, dada las intromisiones de éste, mientras se vería que la propia Juana iba perdiendo poco a poco la razón, algo que se acrecentó la inesperada muerte de su esposo. Sería el propio Fernando, que se había casado con Germana de Foix (sobrina del rey Luis XII), el que incapacitaría a su hija, haciendo que fuera internada en Tordesillas. 

Muerte de Isabel de Castilla

Fernando murió en 1616, siendo enterrado junto a su esposa en la bella Granada. Ese mismo año un joven Príncipe llegaba a la Península Ibérica. Apenás balbuceaba algunas palabras en castellano y se había criado en las Cortes Europeas. En los hombros de ese joven, que tenía tan solo 16 años (un niño en aspectos legales) se centralizaría el poder no sólo de Castilla y Aragón, sino del mundo. 


Con ese joven Príncipe, de mentón hacía fuera (muy propio de su familia paterna, por cierto) y aparentemente gran carisma, comenzaría una nueva historia. La época de Isabel y Fernando había terminado; comenzaba la época de Carlos, que sería Rey de Castilla y Aragón por línea materna, y posteriormente Emperador por línea paterna. Esa sería la época de Carlos I de España y V de Alemania. 

A empezar... pero conociendonos un poco mejor

A punto de acabar la legislatura más corta de la historia de España (sin contar la etapa de la I República), ya sabemos que va a ganar con creces la abstención por mayoría absoluta. Habrá que felicitar a la cantidad de "buenos" políticos que tenemos en este país por darnos por donde la espalda pierde su casto nombre, viéndolos ir y venir, publicando tweets, echándole una sonrisa a la cámara y haciendo lo que mejor se les da: El postureo.  
 

Dicen que no hay mal que por bien no venga y a pesar de que va a haber elecciones, ya les conocemos un poco más y que si antes te fiabas más bien poco de sus palabras, ahora no te fías de ninguna de las maneras. Fuerte panda de personajes tenemos en este país, que se vetan unos a los otros, insultandose en público y redes sociales, mientras los ciudadanos españoles parece que estamos viviendo el día de la marmota ¡Qué tropa! como diría Romanones. 
Y es que hasta a una persona como yo, al que le gusta seguir el devaneo de la politica, se cansa de ver a este político, al otro y al demás allá soltar su mitin electoral haya por donde vaya (televisión, calle, redes sociales, etc.), haciendo que todos y cada uno de los satélites o subalternos de tres al cuarto (miembros de parlamentos o de la dirección del partido) se dediquen a trasladar lo que ya sabemos y que para colmo jueguen con la ambigüedad con respecto de sus actuaciones estos cuatro meses (que parecen que han sido ocho), diciendo lo malo que es el otro. A este paso, cuando vea a un político en un debate televisivo o radiofonico lo voy a quitar porque para oír idioteces, me pongo cualquier programa basura de telecinco (y son muchos, por cierto). 
Eso se debe en parte a la mala calidad de estos individuos que no es que no sepan hablar en público, sino que son incapaces e argumentar y rebatir al oponente político de turno. Eso es lo que pasa cuando la mayoría de los que llegan a altos puestos de los partidos políticos están casi desde su más tierna infancia. Y ahí podríamos citar a parlamentarios que no pasaron ni de primero de carrera y a alguna Presidenta Autonómica de este país (¿Adivinan cuál es?). Al menos ya sabemos a que votamos.

martes, 26 de abril de 2016

La Vía Láctea

Hoy en día lo sabemos. La Vía Láctea es una galaxia espiral donde se encuentra el Sistema Solar y millones de estrellas, estimándose que tiene un diámetro medio de aproximadamente 100.000 años luz, equivalentes a casi un trillón y medio de km o 9480 millones de Unidades Astronómicas. Sin embargo cualquier persona puede preguntarse el motivo por el que la Vía Láctea recibió tal nombre ¿Acaso su nombre tiene algo que ver con la leche?


Como practicamente todos los nombres algo tiene que ver la mitología griega en todo esto siempre dispuesta a "relatarnos" el origen de las cosas; del mundo que nos rodea. Se nos cuesta que tras una nueva infidelidad de Zeus (Jupiter para los romanos), nacería el reconocidisimo Heracles (Hércules para los romanos) del vientre de Alcmena, esposa del Rey Anfitrión. 

Alcmena y Zeus

La esposa de Zeus, Hera, (equivalente a la Juno romana) dominada por los celos (algo habitual, por cierto, dados los escarceos amorosos de su esposo) envió dos serpientes para matar al pequeño Heracles, pero éste, dada su descomunal fuerza, las estranguló con sus manos. Sabiendo Zeus el peligro que corría su hijo ilegitimo por los celos de su esposa, éste logró que Heracles adquiriera la inmortalidad al ser amamantado por la propia Hera, colocándoselo al pecho mientras ella dormía. 


El ímpetu del niño fue tal que despertó a la Diosa que, ofendida y sobre todo furiosa, lo apartó bruscamente. La leche derramada formaría el camino de estrellas que conduce al Olimpo, que sería conocido como Vía Lactea, que en latín significa camino de leche.

El milagro del Atlético Aviación

Nos encontramos a mediados del año 1937 en plena guerra civil española. Tres oficiales de aviación de la 35 Unidad de Automóviles de Aviación, el Alférez Salamanca, el Teniente González Conlicosa y el Capitán Trujillo, grandes aficionados al fútbol, se dedicaron a reclutar jóvenes futbolistas entre los  miembros del Ejército del Aire, organizando los primeros partidos con finalidades patrióticas y benéficas (algo propio de los dos bandos), dando origen al nacimiento de un equipo: El Club Aviación Nacional. 


Este equipo alcanzaría un gran nivel, llegando hasta los cuartos de final de la Copa de España de 1939 (denominada entonces "Copa del Generalisimo"), cayendo ante el Sevilla que posteriormente se proclamaría campeón. Es ahí cuando barajaron la posibilidad de disputar la próxima edición de la Liga, pero sin la necesidad de pasar por campeonatos regionales y la Segunda División, sino de forma directa. Ahí es donde entra el Atlético de Madrid. 
El por aquel entonces Athletic Club de Madrid pasaba por un momento económico lamentable, el campo del Metropolitano había sido destruido por la guerra, su plantilla diezmada y le correspondía jugar la Segunda División debido a que quedaron penúltimos en la edición del 36, la última antes de la guerra. 
El Aviación Nacional, que ya había intentado fusionarse con el Real Madrid sin llegar a ningún acuerdo, decidieron entrar en negociaciones con los directivos de la entidad rojiblanca (que acababa de ganar el último campeonato regional de la historia), que aunque estuviera en Segunda División, tenía opciones de ascender a la máxima categoría. 


Finalmente llegaron a un acuerdo con cuatro puntos esenciales:
  • Cambiar el nombre de Athletic de Madrid a Athletic-Aviación Club (el Alético Aviación).
  • Seguir rigiéndose por la normativa del antiguo Athletic de Madrid.
  • Mantener los colores rojiblancos y el pantalón azul. En el escudo, poner el emblema del Aviación Nacional con el escudo del Athletic de Madrid superpuesto.
  • Otorgar los mismos derechos a los miembros del  Aviación que soliciten entrar en el club que a los actuales socios del mismo.
La unión resultaría beneficiosa y desde ese momento a dicha fusión, dada la influencia militar, se la conoció como el equipo del ejército del aire, teniendo que jugar en Chamartin durante un par de temporadas debido al mal estado del metropolitano bajo las condiciones que le puso el titular de dicho estadio, el Real Madrid. 
Al final les saldría tan bien la cosa que hasta solventaron el tema del descenso de categoría. El Real Oviedo, club de la Primera División (una de las grandes revelaciones antes de la guerra), solicitó una moratoria de un año para poder arreglar su campo, el de Buenavista. La Federación decidió que la plaza disponible de la Primera División se disputase a un único partido entre el Osasuna y el Atlético de Aviación (el Osasuna había sido el último de aquella Liga del 36) en el campo de Mestalla, Valencia, el 26 de noviembre de 1939. El ganador fue el equipo madrileño por 3-1.


La cuestión es que ese equipo consiguió la proeza de ganar las dos primeras ediciones de la Liga después de la guerra. Bajo la dirección del divino Ricardo Zamora (salvo en un periodo corto de tiempo en el que estuvo en la cárcel) y con futbolistas del calibre del goleador Pruden, Pancho Arencibia, Campos, Pepe Mesa y Machín entre otros consiguió lo que parecía imposible hace tan solo dos años. Todos los jugadores pertenecían al Servicio de Aviación, algunos eran militares y otros de personal civil, cobrando un sueldo modesto, aunque incrementado por las primas. Para los desplazamientos del equipo se utilizaron transportes del Ejército del Aire.


Ya en 1947 el Atlético de Madrid absorbería al Aviación, adquiriendo un escudo parecido al del año 1917, pero con 4 rayas rojas Se ponían fin a 8 años de estrecha colaboración entre dos clubes que consiguieron el milagro de poder ser competitivos y ganar el Campeonato Nacional de Liga.

¡Terror en Chernóbil!

Fue un 26 de Abril de 1986. Ese día, en la Central Nuclear de Chernóbil Vladímir Ilich Lenin en la URSS, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico para comprobar si la energía de las turbinas podría generar suficiente electricidad en caso de un posible fallo, un tremendo subidón de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear produjo el sobrecalentamiento del núcleo, provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. Esto provocó la expulsión de materiales radiactivos y tóxicos, que causó de forma directa la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación repentina de unas 116.000 personas, provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en al menos 13 países de la Europa central y oriental. Era el terror. 


El proceso de descontaminación de la zona tuvo lugar, pero el daño ya estaba hecho no sólo para la naturaleza en si, sino para el ser humano y demás formas de vida. Se cuenta que muchas personas padecieron cáncer (básicamente leucemia) o mutaciones y la evacuación fue inmediata, dejaría secuelas a gran parte de la población de la zona, que no entendía cómo podía haber sucedido esta masacre. 

El reactor 4 después de la exploxión

Los datos sobre lo que afectó tan accidente no están claros, aunque se dice que unas 600.000 personas recibieron dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente, unas 5.000.000 personas vivieron en áreas contaminadas y aproximadamente 400.000 personas  vivieron en áreas gravemente contaminadas.  

Desde lo de Chernóbil los controles se volvieron más férreos, aunque a pesar de eso los grupos ecologistas han fomentado la idea de un mundo sin centrales nucleares. Lo cierto es que aún hoy, 3 décadas después del accidente, tal hecho es el ejemplo perfecto de desastre. No sólo ese día 26, sino los posteriores, la población vivió bajo el horror... y es que las consecuencias aún se siguen pagando.