jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Reforma? ¿Qué reforma?

La palabras claves del Martes fueron reforma constitucional, pero ¿hacía dónde?No parece facil en un país profundamente dividido donde algunos pretenden volver a las andadas con los españoles buenos y malos, hablando aquí de Democracia cuando lloran la muerte de un dictador o los nacionalistas catalanes estan tocando las narices.


Es evidente que hacen falta reformas o actualizaciones, pero ni mucho menos imponiendo la forma de pensar de unos pocos a la mayoría. Tampoco me vale que no haya sido votada por los menores en el año 78 o los que no habíamos nacido (típica pataleta de algunos). La presumible reforma de la Constitución merece una reflexión seria y en todo caso debe solventar problemas y no añadir nuevos.
Hablar de reforma esta bien. Todos cambiamos y la sociedad por supuesto también. Pero si no se sabe hacía dónde se quiere ir la palabra reforma no es más que una entelequia sin sentido y vacia que utilizan algunos partidos políticos con fines más bien espureos sobre todo en lo que tiene que ver con artículos clave como la Soberania Nacional y la administración territorial. La reforma no esta precisamente dentro de las principales preocupaciones de los ciudadamos.
También es verdad que para saber qué hay que reformar o actualizar primero hay que leersela y dudo mucho que estos tipos, salvo los que han estudiado derecho por razones obvias, se la hayan leído por completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario