martes, 27 de diciembre de 2016

Gil Parrondo y el arte del cine

Actores, directores, guionistas... todos son importantes para la consecución de una película, pero antes de todos fundamentales elementos hay algo y es el arte. En los inicios del cine se dudaba si éste podría llegar a ser calificado como arte. Se empezó haciendo películas sobre la vida cotidiana, se siguió con los elementos fantásticos estilo Méliès y se acabó con los fastuosos decorados de la epopeya histórica de Griffith "Intolerancia". Uno de los hombres que contribuyó a que el cine fuera considerado un arte era español y se llamaba Manuel Gil Parrondo. 


Cabe resaltar que Gil Parrondo desde su juventud estuvo vinculado a otros tipos de expresión artística. Estudió pintura y arquitectura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (que no es poca cosa), mientras crecía su afición por la imagen en movimiento. El cine sería su gran pasión y su elaboración de decorados (origen de sus estudios como arquitecto) posibilitó que el arte trascendiera a la misma pantalla. Comenzaría a ser conocido en los 50, trabajando con cineastas del calibre de Juan Antonio Bardem y Orson Welles con su "Mr. Arkadin". 

"Patton", una de sus obras más incomensurables

Precisamente debido a las ingentes producciones realizadas en España de temática histórica, se pudo contar con Gil Parrondo. Ejemplos reconocibles: "Alejandro Magno" de Robert Rossen, "Orgullo y Pasión" de Stanley Kramer a las que siguieron las grandes producciones de Samuel Bronston: "55 Días en Pekín" y "Rey de Reyes" dirigidas por Nicholas Ray, "El Cid" y "La caída del Imperio Romano" (ambas con Sophia Loren) de Anthony Mann y "El Fabuloso Mundo del Circo" de Henry Hathaway. Mientras también colaboró en las dos producciones legendarias de David Lean: "Lawrence de Arabia" y "Doctor Zhivago".


Gracias a  Gil Parrondo el arte en si mismo se convirtió en una industria dentro del propio cine. Seria con "Patton" y "Nicolás y Alejandra" con las que obtendría sus dos Oscar a la Mejor Dirección Artística conseguidos además de forma consecutiva (1970 y 1971). En 1972 fue nominado por tercera vez con "Viajes con mi Tía" de George Cukor en la que aparecía José Luis López Vázquez. 
Pero no sólo de cine vive el hombre y también colaboró en televisión (quizás su serie más reconocida por todos sea "Anillos de Oro") y el teatro.  Muchas de sus últimas colaboraciones fueron con Garci en una especie de vuelta al cine español y con ello la obtención de 4 Goyas de ocho nominaciones, llegando a ser la última del año 2008. 


Hace poco fallecía con más de 90 años (una cifra nada desdeñable) como uno de los más grandes directores artísticos de la historia del cine, recibiendo un reconocimiento impresionante como historia viva de Hollywood; aquel que con sus obras nos demostró que el cine era arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario