lunes, 14 de noviembre de 2016

Una espada poderosa

Nunca un objeto pudo definir una leyenda como la del Rey Arturo y la espada que a él siempre acompañaba (tabla redonda aparte). Todos conocemos su nombre: Excálibur, la espada que empuñaba el legendario Rey britano por la que había obtenido el derecho a ser Rey. 


Hay dos tradiciones en torno a Excálibur. El Ciclo de la Vulgata nos cuenta que Merlín, llevó a su pupilo Arturo a un lago del cual surgió una bella joven conocida como la Dama del Lago. Esta Dama del Lago era una bruja poderosa que podía caminar sobre las aguas y tenía un castillo en el fondo de dicho lago. La Dama tenía en su poder a Excálibur, una espada mágica y poderosa que haría de toda Bretaña a quien la poseyera. Merlín le pidió dicha espada para Arturo y ella se la entregó. La espada estaba guardada en una vaina, la cual hizo que el Rey no perdiese sangre cuando la llevaba a las batallas.


Por otra parte nos relata Geoffrey de Monmouth, uno de los primeros cronistas de la etapa artúrica, que fue forjada en la legendaria Ávalon por el mago Merlín tras la muerte de Uther Pendragon, padre de Arturo, incrustandola en una piedra. Quien la sacará seria Rey de toda bretaña. Tras múltiples intentos por parte de infinidad de pretendientes, llegó un joven Arturo, que en aquel momento desconocía su condición real, el cual quitó la espada de la piedra sin dificultad. 


Lo que parece ser es que esta espada era el símbolo de la Unidad de todos los territorios en una sola persona que sería Arturo. Por otra parte, “Excálibur”, significa “cortar el acero”, que era una de sus tantas propiedades mágicas que se le atribuían. La vaina que contenía a Excálibur como ya vimos en la historia mencionada en el Ciclo de la Vulgata poseía la capacidad de proteger a quien la llevaba, evitando ser herido. Pero ¿Cómo desapareció la espada?


Se cuenta que un Arturo próximo a la muerte ordena a uno de sus caballeros que arroje su espada al estanque en el que habita, la Dama del Lago. El caballero obedece. Cuando lanza la espada al estanque, una mano vestida de seda blanca surge de la superficie del agua, tomando la espada y desapareciendo en las profundidades.Otra historia, aún más legendaria si cabe, nos dice que la legendaria espada Excálibur descansa junto con el Rey en Ávalon aguardando el día de su regreso como Rey de todos los britanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario