sábado, 5 de noviembre de 2016

"Marquitos", el defensa que triunfó

Llevaba poco tiempo de futbolista en Primera División y... ¿Cómo decirle que no a un club como el Real Madrid? No debió ser fácil de asimilar, pero su algo se había propuesto Marcos Alonso Imaz, a quien desde su etapa en el Rayo Cantabria lo llamaban cariñosamente "Marquitos", era ser titular en el equipo blanco, el cual había sido campeón de Liga la temporada anterior después de 21 años. La decepción llegó cuando no fue incluido en el once inicial del primer partido de Liga ante el Valencia en Chamartin donde perdieron 1-2, en el que destacó Magriñán por su monumental marcaje a Di Stéfano. Al día siguiente, "Marquitos" fue a la sede del club merengue (donde tenía las oficinas) en el antiguo frontón Fiesta Alegre a pedir la baja... y es que quería ser titular si o si. Era valido para jugar y no había venido para ver balones desde la grada. La semana siguiente sería titular, puesto donde no lo bajaría nadie en 8 años. "Marquitos" había demostrado que quería ser titular y triunfar en el equipo blanco. 


No es fácil ser defensa en un equipo tan ofensivo como el Real Madrid y "Marquitos" lo sabía. Mientras hombres como Di Stéfano, Gento, Rial,... se llevaban los flashes los defensas tenían que bregar y saber que el puesto se lo ganarían día a día. Empezó como lateral, pero acabó jugando de central durante un tiempo. 


Aún se recuerda como con esa furia que le caracterizaba, a pesar de no ser un defensa excesivamente duró, fue capaz de subir para rematar un balón en aquella primera final de Copa de Europa ante el Stade Reims, que suponía el 3-3 antesala del 4-3 final. 


Aún dos años pasaron hasta que junto a Pepe Santamaría de central, volviendo él al lateral, conformó junto a Lesmes la mejor defensa del fútbol español. Por fin el equipo blanco no sólo era ataque, sino organización defensiva. Fruto de esto, los blancos fueron grandes en España y muy grandes en Europa, ganando cinco entorchados de forma consecutiva más la Intercontinental que los consagró como los mejores del mundo. 

Gol de la victoria de "Marquitos" ante el Barcelona... ¡en el último mínuto!

Después llegaría el cambio generacional de la plantilla blanca en la que se pasó a retirar a los grandes futbolistas del club entre los que estaban "Marquitos". Años después llegaría otro Marcos, en este caso Alonso, su propio hijo, que sería internacional, jugando en el Atlético de Madrid y Barcelona, curiosamente eternos rivales del club blanco.


Más equipos fueron testigos de la calidad de "Marquitos" para cortar el balón, sacar un pase preciso al medio o incluso rematar a gol, pero si algo consiguió aquel defensa cántabro era lo que se propuso desde el primer día: triunfar en el Real Madrid y ser uno de los mejores defensas de la historia del fútbol español.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario