martes, 1 de noviembre de 2016

La perla negra

Entre su tierra natal, Marruecos, y Francia, se forjó esta perla que acabaría por encandilar a la afición de Atlético de Madrid (ya sin la denominación del Atlético Aviación). Su nombre Larbi Ben Barek. Los colchoneros lo descubrirían durante un partido amistoso contra su club, el Stade Français, donde no sólo marcó dos goles, sino que con sus regates, fintas y velocidad encandiló a una afición que no dudaría en pedir su fichaje a la directiva. 


Ni que decir que en el Atlético de Madrid viviría una etapa dorada a nivel personal y colectivo. El equipo madrileño ganaría dos Campeonatos de Liga (las primeras sin las alas de Aviación) en la que un equipo maravilloso entrenado por Helenio Herrera supo hacer valer su calidad en dura confrontación con rivales como el Valencia o el Real Madrid y en ellas se hizo valer un Ben Barek En casi todas ellas hizo 10 o más goles, pero su valor no residía sólo en los goles, sino en su capacidad para regatear que lo hacía imparable en el uno contra uno.


La perla negra era una amenaza constante para todos los equipos, siendo fundamental en partidos como los duelos de eterna rivalidad contra el Real Madrid en los que volvía loca a una defensa incapaz de pararle. Progresivamente, Ben Barek fue reduciendo su número de goles, a medida que el Atlético de Madrid iba perdiendo cierto protagonismo en consonancia con el surgimiento del Real Madrid de Di Stéfano en eterna confrontación con el Barcelona de Kubala. 


Finalmente regresó a Francia donde se retiraría y ya en 1958, tras la independencia de Marruecos, sería el primer seleccionador de este este país. La perla negra fallecería en 1992, siendole otorgada a nivel póstumo la Orden del Mérito de la FIFA, considerandosele como uno de los personajes más importantes de la historia del fútbol. Lo que si es seguro es que Larbi Ben Barek, aquella perla negra imparable, dejo una honda huella en los aficionados del Atlético de Madrid y en todo el fútbol español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario