jueves, 20 de octubre de 2016

El hombre de las mil voces

¿Qué tienen en común personajes como Bugs Bunny, Pato Lucas, Porky, Piolín y Pablo Mármol? Aparte de ser dibujos animados y en algunos casos de pertenecer a la misma compañía o serie animada, todos ellos (al igual que muchos más) tuvieron al mismo actor de doblaje que no fue otro que Mel Blanc, el cual pasó a la historia como el hombre de las mil voces.


Blanc pertenece a la época dorada dorada del cine de animación, que comenzó en los años 40 cuando los Looney Tunes comenzaron a despegar, haciendo infinidad de voces de las cuales la que más difícil le resultó fue la de Sam Bigotes, que le afectó notablemente a su voz. Lo curioso de Blanc es que fue el primer actor de voz al que le fueron reconocidos los derechos sobre la propia voz de los personajes a los que daba vida.


Ya en los 60, también trabajó para Hanna Barbera, participando en los Picapiedra, Los Autos Locos y los Supersónicos entre otros. Sin embargo, su voz comenzaba a empeorar y a partir de los 80 comenzó a delegar sus "funciones", aunque todavía le dio tiempo para participar en el prodigio animado con personas reales que significo "¿Quién engañó a Roger Rabbit?". Lo curioso es que no sólo el ingente trabajo que tuvo hizo que su voz perdiera fuerza, sino su gran afición al cigarro, que ya tomaba desde los 9 años y que acabaría por llevarle a la tumba en 1989. Tenía 81 años. 


Una anécdota: el 24 de Enero de 1961, sufrió un grave accidente automovilístico en Sunset Boulevard en Hollywood, sufriendo una triple fractura de cráneo que lo dejó en coma durante tres semanas por no hablar de fracturas en ambas piernas y pelvis.


Tras el accidente recibió cerca de ¡15.000 cartas! de admiradores que le deseaban su mejora, llevando algunas como destinatario a Bugs Bunny. Tiempo después, Blanc explicó en entrevistas para televisión, y en su propia autobiografía que un hábil doctor lo sacó del coma hablándole a Bugs Bunny después de intentar hablarle como lo que era: Mel Blanc. "¿Qué tal estás hoy, Bugs Bunny?", a lo que Blanc respondió con la voz de Bugs. Debido a ello Mel Blanc, el hombre de las mil voces, siempre se mostró agradecido a Bugs por haberle salvado la vida. En su lapida aparece la frase de Busg Bunny con la que se cerraba cada capitulo de los Looney Tunes: "That's all folks" (Eso es todo amigos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario