jueves, 20 de octubre de 2016

Aquel viejo Chamartín

El éxito del fútbol español en Amberes donde el combinado nacional recientemente formado había obtenido la medalla de Plata, hizo que la afición por el football creciera exponencialmente y muchos clubes se vieran desbordando ante la demanda de aficionados para hacerse socios en una época donde (recordemos) este deporte aún se practicaba a nivel amateur (al menos de forma oficial). Uno de esos equipos fue el Real Madrid, que tras pasar desde 1912 jugando en el estadio de O'Donnel (su primer estadio en propiedad), vio que se le había quedado tan pequeño que tenía que cambiar de estadio de forma casi urgente. 


Así en 1923 adquirió unos terrenos adquirió unos terrenos en Chamartín de la Rosa, que por aquel  entonces, era un municipio independiente de Madrid, para construir un nuevo estadio. Los terrenos, concretamente eran conocidos con el nombre de Villa Rosa, tenían 400.000 pies de extensión y quedaban delimitados por el camino del Arenal, el camino de Maudes y la calle Alfredo Calderón.

Pedro Paragues, ex-jugador y Presidente

El encargado de proyectar el estadio sería un viejo conocido de la casa blanda. José María Castell, el cual había sido capitán del equipo (fue el hombre que levantó la Copa de España de 1917) que era el arquitecto que había llevado a cabo el diseño del estadio Metropolitano de Madrid, fue el responsable del proyecto, que incluía un complejo deportivo formado por pistas de tenis, gimnasio y piscina, así como un campo de hierba, el primero en propiedad de la historia del Real Madrid (anecdota: los jugadores castellanos y andaluces no fueron convocados para Ámberes porque solían jugar sus partidos en tierra cuando en los Juegos Olímpicos se iba a jugar sobre cesped), con capacidad para 15.000 personas.

Curiosa imagen: preparación del cesped del estadio

El Estadio se inauguró coincidiendo con las fiestas de San Isidro, el 17 de mayo de 1924, en un partido entre el Real Madrid y el campeón inglés, el Newcastle. Los madrileños ganaron por 3–2, siendo el versátil Félix Pérez el autor del primer gol en la historia del nuevo estadio.

Félix Pérez, primer goleador

Lo curioso del nuevo estadio fue el nombre. Inicialmente se barajó el nombre de Parque de Sports del Real Madrid FC , pero finalmente se lo bautizó, a nivel oficial, como Campo del Real Madrid Club de Fútbol (se rebanaron mucho la cabeza pensando en el nombre). No obstante, popularmente fue siempre conocido como el estadio de Chamartín debido al municipio colindante, el cual sería absorbido más tarde por Madrid.

Gol ante el Español de Barcelona

En ese estadio para el club blanco jugaron grandes, los cuales muchos de ellos llegaron a ser internaciones tales como Gaspar Rubio, Monchín Triana, Ricardo Zamora, Quincoces, Luis Regueiro, Barinaga, Ipiña y una larga lista de glorias deportivas, que le dieron al club fama y prestigio. Durante la guerra, el estadio fue utilizado como suministro al igual que muchos, aparte de disputarse encuentros de fútbol con connotaciones políticas. Uno de los estadios por reconstruir fue el Metropolitano del cual el Atlético de Madrid jugaba sus partidos. La cuestión es que el Real Madrid le cedió Chamartín, mediante una compensación económica.

Estadio de Chamartín: España 9-0 Portugal

La llegada de Santiago Bernabéu a la presidencia propició la posibilidad de construir un nuevo estadio más grande y mejor, haciendo que el club de gastara una millonada para la construcción del nuevo estadio, que utilizaría parte de los terrenos del viejo; aquel viejo Chamartín. El 16 de Mayo de 1946 se disputó el último partido en el viejo Chamartín, que enfrentó al Real Madrid y Real Oviedo, con resultado de 3-1 para el conjunto local, correspondiente a la vuelta de semifinales de la Copa de España (denominada entonces del Generalisimo). Unos días antes de eso (el 2 de Mayo concretamente) Santiago Bernabéu celebró una multitudinaria comida en el propio estadio para despedir al viejo Chamartín donde fueron invitados los primeros socios del club. 


El nuevo estadio del club (al que también se llamó popularmente Chamartín, aunque su nombre oficial fue igual que el del primero) se inauguró el 14 de Diciembre de 1947 con un partido amistoso ante el campeón portugués Os Belenenses. Un grandioso estadio de fútbol que, sin embargo, a más de un aficionado hizo soltar alguna que otra lagrimilla recordando a su querido viejo Chamartín; aquel viejo Chamartín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario