martes, 6 de septiembre de 2016

Las novias de Peter Parker

Hay que reconocer que la vida de Peter Parker fue casi como un pequeño melodrama desde el inicio. No sólo por la triste perdida de su tío Ben, sino por la cantidad de parejas/no-parejas que tuvo durante su etapa adolescente y adulta. Resulta llamativo que ese cuatro-ojos, obsesionado con la ciencia, al que le pico una araña radiactiva, pudiese llegar a tener no una, sino varias novias, ya desde su etapa en el instituto. 


Quizá el primer amor (al menos platónico) fuese Liz Allan (que en español se la llamo Liz Allen por una razón no especificada), compañera de estudios de Peter y que antes fue pareja de Flash Thompson. Era el arquetipo de chica popular y de gran atractivo, que aunque al principio reconocía en Parker a un inadaptado, lo admiraba por su inteligencia y coraje. Peter y Liz se gradúan y en la ceremonia de graduación admite sus sentimientos hacia él, pero le dice que no pueden estar juntos. Años después, acabara casándose con Harry Osborn, mejor amigo de Peter, y sabriamos que su hermanastro es Mark Raxton, enemigo de Spidey, que, tras un accidente, actúa como el Hombre Ígneo.


Cuando todavía estaba en el instituto y hacía las primeras fotos para el Daily Bugle, conoció a Betty Brant, secretaria del periódico, saliendo con ella, pero debido a su alter-ego arácnido y la falta de sinceridad por parte de él, ambos acabaron dejandose, aunque quedando como buenos amigos. Ella casó con el periodista Ned Leeds, que en realidad era el Duende. 


El amor más hermoso, pero el más trágico para Peter fue el de Gwen Stacy. Se conocieron en la Universidad y, a pesar de los desprecios de ella, Parker no desistió siendo primero su amigo y después su novio. Aparte de eso, tenía una gran relación con el padre de ella como Peter y Spiderman. El hecho de que él muriera tras una lucha entre Spidey y el Doctor Octopus, hizo que ella culpara al arácnido de la muerte de su padre, algo que resintió mucho la relación entre los dos. Gwen fue arrojada por el Duende Verde del puente de Brooklyn y Spidey, al atraparla en seco, le provocó una desaceleración instantánea que le produjo la rotura del cuello, muriendo allí mismo en sus brazos. Los expertos reconocen que este momento ha sido uno de los más trascendentales del trepamuros, aunque en su momento, debido a la manera en que falleció hubo cierta polémica entre sus admiradores. 


Después llegaría Mary Jane Watson. Modelo y actriz a la que llegó a conocer merced a una cita a ciegas concertada entre su tía May y la tía de la joven ("Acéptalo, Tigre... ¡Te acaba de tocar la LOTERIA!"), Mary Jane fue al principio novia de Harry Osborn, pero, tras la muerte de Gwen, con la que tenía una gran amistad, acabó saliendo con Peter con el que acabaría casándose y teniendo hijos. Por supuesto, conocería su identidad secreta. 


Por último esta Felicia Hardy, la Gata Negra, hija de un reconocido ladrón de guante blanco. Muchos ven en la gata negra (no sin cierta razón) un paralelismo con la Catwoman de Batman. Aparte de tener como símbolo el gato, teniendo una agilidad pasmosa, es un personaje que se dedica a robar, pero que ocasionalmente se alía con el superhéroe del que esta enamorada.


Hasta cinco novias/parejas ha tenido Peter Parker/Spiderman. Liz Allan, Betty Brant, Gwen Stacy, Mary Jane y Felicia Hardy. Todas ellas en mayor o menor medida supusieron un pedacito de vida para nuestro trepamuros favorito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario