viernes, 16 de septiembre de 2016

El héroe de Hispania y el terror de los romanos

Viriato, el eterno Viriato (al que las fuentes latinas llaman Viriatus) fue algo más que el líder de la Lusitania; fue el hombre, que viniendo desde la humildad más increíble (era pastor) supo gracias a su fuerte personalidad, así como determinación, ganarse el favor del pueblo luso para combatir a los invasores.


Su historia; la historia de Viriato comenzó así: nos encontramos en el año 150 a. C. Roma desea la dominación de la Península Ibérica sin conseguirlo dada la amalgama de pueblos que combatían contra ella. Uno de esos pueblos pertenecían a la zona conocida como la Lusitania. Ese año el Pretor romano Galba convocó a entrega de tierras a los lusitanos, que debían acudir sin armas ¡Era una traición! 
Una vez reunidos, el Pretor dio orden de asesinarlos. Entre los que escaparon a la terrible masacre se hallaba Viriato, que desde ese momento se convirtió en el líder de la lucha contra la dominación romana. Cercado por el Pretor Cayo Vetilio en el 147 a.C., rompió las líneas romanas y, con un millar de incondicionales, escapó hacia Tríbola, atrayendo a sus perseguidores a una emboscada en la cual sucumbiría el mencionado Vetilio.


Llevando la guerra hasta la meseta, Viriato derrotó uno por uno a los cuestores Cayo Plaucio y Claudio Unimano, y ocupó Segóbriga. Sólo el Cónsul Fabio Máximo Emiliano pudo derrotar a Viriato en una batalla en campo abierto en el año 145 a.C., obligandole a replegarse a Lusitania. La clave estaba en el campo abierto, pero lo cierto es que el mayor conocimiento de la zona por parte de la población local hacía difícil que los romanos pudieran hacer algo. 


Ya en su terreno, derrotó al Cónsul Serviliano en el 141 a.C. consiguiendo concluir un tratado de Paz con Roma, que ésta, decidida a sofocar la resistencia de celtíberos y lusitanos, pero no tardó en romper.se Se envió un nuevo ejército, al mando del Cónsul Cepión, que sobornó a varios de los lugartenientes de Viriato para que lo asesinaran, algo que acabo sucediendo (véase enlace). 


Con el asesinato del líder lusitano, Roma acabaría por consolidar su poder, conquistando poco a poco la Península Ibérica. Lo cierto es que si bien es verdad que murió el líder, también lo es que permaneció su leyenda. La historia del gran Viriato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario