jueves, 22 de septiembre de 2016

El convento de Granadilla de Abona

En el caso del municipio de Granadilla de Abona se encuentra como testigo mudo del tiempo el antiguo convento franciscano de Granadilla de Abona. Aunque el recinto se dedicó a San Luis, Obispo de Tolosa del que recibió su nombre, aunque es conocido popularmente como de San Francisco debido a que de él se ocupó la orden franciscana.


La fundación del convento fue autorizada por el obispo D. Fray Juan de Toledo el 3 de Febrero de 1665, siendo el 15 de Marzo del mismo año cuando se eligió el sitio con los vecinos y colocaron una cruz, poniéndose la primera piedra del recinto. 
El convento ha pasado por diversos avatares. Fue destruido por un incendio la noche del 3 de Enero de 1745 (80 años después de su fundación), algo que nos relatá don José de Viera y Clavijo en sus "Noticias de la Historia General de las Islas Canarias", cabiendo decir que era normal la quema e incendio de este tipo de recintos eclesiales en épocas no tan lejanas debido a una vela olvidada o mal apagada. Del convento se  salvó el Santísimo, la imagen de San Francisco, un San Antonio de madera y parte del archivo. Los criados del señorío se encargarían de volver a levantar y poner en funcionamiento el cenobio, sin que las dimensiones apenás variaran.


A partir de 1821 pasaría de mano en mano (como la falsa moneda diría la canción). Ese año fue clausurado por los monjes, siendo utilizado como primeramente centro burocrático administrativo, albergando al Ayuntamiento hasta que se produjo su derrumbe de cortes desastrosos a comienzos de 1963, el cual se llevó consigo la vida de 23 vecinos del Municipio, y poco más de un centenar de heridos cuando vinieron funcionarios estatales con motivo de la renovación de los Documentos Nacionales de Identidad y se produjo un derrumbe que aplastó a unos y el pisoteo de otros por salir del recinto ante la histeria colectiva (véase enlace). Actualmente existe una placa conmemorativa ubicada en el patio interior del mismo. 


A pesar de tales avatares, siguió utilizandose parte del edificio como dependencias municipales, corral de comedias y trastero entre otros usos. A comienzos de los años 90 volvió a incendiarse, siendo rehabilitado por el Cabildo Insular y declarado Monumento Histórico-Artístico, inaugurandose en Junio de 2004. Actualmente, se celebran en él diversos actos socio-culturales (dispone de un Salón de Actos habilitado para tal cosa), ubicandose una de las Bibliotecas Municipales. Por otra parte, en la Iglesia del convento se siguen celebrando misas todos los Jueves. 
Y ahí sigue como testigo mudo del tiempo, el antiguo convento de Granadilla de Abona; allí en el caso del pueblo de Granadilla de Abona desde aquel lejano Siglo XVII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario