viernes, 30 de septiembre de 2016

Desgarro socialista

Si soy de derecha, pero por encima de todo soy español y lo que esta sucediendo en el PSOE, con un desgarramiento tremendo que no se veía en décadas, me preocupa porque desde las evidentes diferencias ideológicas, los socialistas junto al centro-derecha habían vertebrado a una España, que hasta hace 40 años vivía en una dictadura.


Culpabilidad compartida. Casí nadie dijo nada ante las barbaridades cometidas por un ZP que radicalizó al partido hasta límites insospechados, demonizando a la derecha, pactando con los nacionalistas, enfrentando a la sociedad debido a las interpretaciones de nuestro pasado (Segunda República, guerra civil y franquismo) y negando la existencia de la crisis económica. Todo ha acabado degenerando en un Secretario General impresentable, que estaba como loco por ser Presidente pactando con la extrema izquierda, demonizando a la derecha y después de haber tenido sucesivamente los peores resultados de su historia reciente. 
Lo último fue poner en jaque a algunos de sus lideres territoriales y en ridículo a Felipe González al que toda la izquierda radicalizada menosprecia e insulta de una forma inmisericorde y asquerosa, recordándole los GAL cuando hasta hace 4 días se callaban. 
De entrada decir que este tipo, así como los que quedan deben dimitir. No para "hacerle el juego a la derecha" como dicen algunos estúpidos radicales, que viven en las trincheras, sino por decencia y haber traicionado (y tiene gracia que lo diga uno de derechas) la esencia de los propios socialistas, que merced a un liderazgo interesado, se han convertido en subalternos de la extrema izquierda a la que no han combatido ideológicamente y a la que le han hecho el juego. Su enrocamiento no sólo es estéril, es propio de un necio, que quiere medrar por encima de todo. Si no dimite, se corre el riesgo de una escisión en el PSOE con consecuencias gravísimas para todos los españoles. El desgarro sería total. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario