martes, 23 de agosto de 2016

William Wallace al descubierto

William Wallace es esa figura histórica enaltecida por el nacionalismo escocés cuando en aquella época (siglo XIII) los lugareños no tenían una conciencia nacional separada de Inglaterra, aunque lucharan por una cierta autonomía, algo que los Reyes les negaban de ahí las guerras de la independencia escocesas que quedaron en nada cuando mucho tiempo después los mismos escoceses pidieron la unificación con Inglaterra. La película "Braveheart" pareció poner de relieve una figura muy desconocida que a nivel fílmico enterraron sobre tierra, propiciando que varios historiadores pusieran el grito en el cielo ante una versión demasiado americanizada del legendario guerrero escocés.


Lo cierto es que la vida de William Wallace nos ha llegado a través del poeta de finales del siglo XV Harry el ciego, desconociendo el lugar exacto de nacimiento debido a un problema ortográfico, pues Elderslie y Ellerslie, las dos candidatas a ser la patria de Wallace se escribían de la misma manera en época medieval. 
Era hijo de un rico terrateniente. Al no ser el mayor de los hijos, no tenía derecho a heredar las tierras de su progenitor, por lo que enfocó su carrera hacia la Iglesia. Así acudió a la escuela de su tío (que era sacerdote) cerca de Stirling, y allí aprendió francés y latín.
Después de su vuelta a la aldea, contrae matrimonio con Marian Braidfoot. Su esposa falleció antes de su lucha. En el contexto de las luchas por el trono de Escocia, que Eduardo I de Inglaterra quería para su hijo, William Wallace destacó por una serie victorias en su comarca de origen. Fue encarcelado, logrando escapar y comenzó a reunir y adiestrar  campesinos y artesanos, hasta lograr un grupo de guerreros, con los que se presentó en Stirling, teniendo lugar la más famosa de sus batallas.


Después de la aplastante victoria escocesa, Wallace fue nombrado “Guardián de Escocia” y, envalentonado, se lanzó a la toma de York, ciudad que fue saqueada. Aún así su ejército era muy débil y, a pesar de su liderazgo, William Wallace fue derrotado en Falkirk. Los arqueros galeses que acompañaban al ejército anglosajón diezmaron a los escoceses, que poco pudieron hacer al llegar al cuerpo a cuerpo. 


Tras esta derrota, William Wallace perdió el título de guardián de Escocia, huyó y se mantuvo escondido durante un tiempo, hasta ser traicionado, apresado, y finalmente ejecutado en Londres como un vulgar traidor. Sus cuatro extremidades (brazos y piernas) serían enviadas a los cuatro extremos de la nación como ejemplo edificante para quien osase desafiar la autoridad del Rey.


Ese fue el final de un hombre que postreramente quedó como defensor de los valores escoceses frente al enemigo inglés. Esa fue la historia del glorificado William Wallace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario