jueves, 4 de agosto de 2016

"Con la Iglesia hemos dado, Sancho"

"Guió don Quijote, y habiendo andado como doscientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo:
-Con la iglesia hemos dado, Sancho.
-Ya lo veo -respondió Sancho-, y plega a Dios que no demos con nuestra sepultura, que no es buena señal andar por los cimenterios a tales horas, y más habiendo yo dicho a vuestra merced, si mal no me acuerdo, que la casa desta señora ha de estar en una callejuela sin salida.
-¡Maldito seas de Dios, mentecato! -dijo don Quijote-. ¿Adónde has tú hallado que los alcázares y palacios reales estén edificados en callejuelas sin salida?
-Señor -respondió Sancho-, en cada tierra su uso: quizá se usa aquí en el Toboso edificar en callejuelas los palacios y edificios grandes; y, así, suplico a vuestra merced me deje buscar por estas calles o callejuelas que se me ofrecen: podría ser que en algún rincón topase con ese alcázar, que le vea yo comido de perros, que así nos trae corridos y asendereados"
Este hecho tiene lugar cuando, tras partir por segunda vez de su tierra,  don Quijote, junto a su fiel escudero Sancho Panza, va al Toboso a rendirle pleitesía a la señora de sus pensamientos Dulcinea del Toboso. Poco sabían amo y escudero lo que les iba a costar el Palacio de Dulcinea hasta el punto de perderse, llegando a verse cortados el paso por una Iglesia. Es la vuelta a la realidad de un Quijote, que es incapaz de encontrar a su dama.


Muchos ven (y ese sentido les han dado las generaciones venideras) a las palabras que Cervantes pone en boca de su Quijote no tanto una expresión anticlerical, sino irónica respecto al poder eclesial que a nivel histórico se ha ejercido durante años. Así de esta forma el templo (la Iglesia) haría referencia a la Iglesia como ente todopoderoso. 
De esta forma utilizamos la frase "Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho" (variante de la frase original) para referirnos en sus inicios a cuando literalmente chocaban nuestros intereses con los de una Iglesia dispuesta a prohibir o condenar todo lo que no fuera con sus intereses (en muchos casos más mundanos que religiosos), utilizando herramientas de todo tipo tales como la inquisición hace no muchísimo tiempo. 


Sin embargo, actualmente esta frase sirve para referirnos a cuando nuestros intereses o ideas chocan contra un poder muy superior a nosotros. La vuelta a la cruda realidad como cuando el Quijote en lugar de encontrarse con el Palacio de su Dulcinea se encontró con la torre de una Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario