martes, 23 de agosto de 2016

Amaras a Deborah Kerr

Creó que mi primer recuerdo de la gran Deborah Kerr fue haciendo de aquella Ligia que robó el corazón a Marco Vinicio en "Quo Vadis". Y creo que este papel me influyó a mi (al menos hace un tiempo) en ver los personajes de Kerr con esos aspectos de señora distinguida... hasta que llegó su gran papel en "De Aquí a la Eternidad" donde engañaba a su marido con Burt Lancaster con memorable escena en la playa incluida.


Yo y muchos amamos a Deborah Kerr y aún lo seguimos haciendo cada vez que sale en pantalla con obras como "Tú y yo" "El Rey y Yo", "Suspense", "Sólo Dios lo Sabe" o "La Noche de la Iguana", películas muchas de ellas cumbres en su género.


En todas ellas siempre destacaba con esa mirada tan limpia, tan serena. Kerr fue una de las grandes actrices del cine en Hollywood, algo que nunca ha sido fácil... y no creo que lo sea nunca.

Miedo a los fantasmas con "Suspense"

Deborah, al igual que Cary Grant, era británica (concretamente escocesa), aunque hizo la mayor parte de su carrera en los Estados Unidos y al igual que Grant fue olvidada para obtener algún Oscar, recibiendo un Honorífico en 1995. No obstante, los premios no hacen al actor, sino sus actuaciones y Kerr las tuvo muy memorables.


Tan recordadas como aquella película en la que es besada por Burt Lancaster en la orilla de la playa (más de uno debió sentir sanos celos de Burt). Gracias a películas como esta, todos amamos y seguiremos amando a una grande llamada Deborah Kerr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario