domingo, 10 de julio de 2016

Le Canarien

Infinidad de textos antiguos hablan de las Islas Canarias mucho antes de su conquista, especialmente textos griegos que en muchos casos las asociaban con las mitológicas islas afortunadas donde iban los héroes helenos al morir. Sin embargo, Le Canarien es una visión pormenorizada y concreta de las islas, ya que fue realizado por los crónistas, en su mayoría religiosos, que fueron con los exploradores de origen normando Juan de Bethencourt y Gadifer de la Salle en los primeros años de la conquista de Canarias que comenzó con las islas más occidentales. 


Pero los textos van más allá de la simple conquista y nos relatan con un detalle pormenorizado el modo de vida de los antiguos isleños desde el punto de vista de los europeos claro. Entre los relatos de los religiosos nos encontramos con diversos testimonios.

Juan de Bethencourt
De los habitantes de La Palma nos dicen que eran "gentes hermosas y se alimentan sólo de carne" [LC (d. 1494) 2003: 332]. Dicen que en La Gomera se "habla el más extraño lenguaje de todas [las Islas] [...], pues hablan con los bezos como si carecieran de lengua" [LC 2003: 335]. De El Hierro dicen que "hay unos árboles que gotean constantemente agua buena y clara, que cae a unas fosas junto a ellos" [LC 2003: 331], y que Tenerife es un país en el que "La tierra es muy buena para cualquier cultivo. Sus numerosos habitantes son el pueblo más intrépido de cuantos viven en las islas, y nunca fueron asaltados ni reducidos a servidumbre como los de las demás islas" [LC 2003: 336], algo que es verdad, puesto que Tenerife fue la última isla en ser conquistada. Por otra parte de los habitantes la Gran Canaria destacan que "Tienen muchos animales, como cerdos, cabras y ovejas, y unos perros salvajes que parecen lobos, pero son más pequeños" [LC 2003: 340]. 


Sin embargo, existen dos ediciones. La inicialmente aceptada fue la de Juan de Bethencourt, redactada por Bontier y Le Verrier, la cual fue tomada como crónica correcta y fidedigna... hasta finales del S. XIX. En ese Siglo fue cuando el British Museum se hizo con una versión de Le Canarien redactada por Gadifer de la Salle. En ella, Gadifer pone en evidencia la mala conducta de su supuesto compañero, restándole méritos y, en gran medida, considera la empresa como propia.


El texto de Gadifer era incluso anterior al de Bethencourt, pero al parecer serían los descendientes del mencionado Bethencourt los que se hicieron con el relato original y lo modificaron con tal de enaltecer la figura de su antepasado. No obstante, siguen siendo una fuente ineludible para conocer a los habitantes de las islas y la conquista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario