jueves, 7 de julio de 2016

¿Hombre o mujer?

Hijo de un jurista, su nombre de bautismo fue Carlos Genoveva Luis Augusta Andrés Timotea, es decir, tres de sus nombres masculinos y tres femeninos, una rareza que daría que hablar en el futuro dado lo extraña que sería la vida de este hombre ¿o mujer?


En su juventud nadie dudó que fuera un varón, aunque no se le conoce novia o amante, pero participaba de las actividades propias de un hombre, destacando por ser un gran atleta, y sus amigos lo tenían como una de las personas con las que se podía contar para lo que fuera.
Sería en 1755 cuando se le encargaría ser espía del Rey. Su misión sería la de ganarse la confianza de la Zarina Catalina de Rusia disfrazado de mujer en una época en la que las relaciones entre galos y rusos no pasaban por buenos momentos. 
Su intimidad con la Zarina hace surgir los primeros rumores y dudas sobre su sexo. Mientras lleva a cabo misiones en toda Europa al servicio de Luis XV. En muchas de ellas interpreta tanto a hombres como  mujeres. Su exitosa carrera le permitió recibir la cruz de San Luis. Después en 1762 fue enviado como secretario de la embajada en Londres dando inicio a una nueva vida donde sin ningún motivo aparente aparece vestido de hombre o de mujer, actuando omo tales y de paso creando rumores e incluso los ingleses llegaron a hacer apuestas sobre el sexo del espía francés que llegaron a sumar la friolera de 300.000 libras esterlinas en 1771.

¿Hombre o mujer?

Fue en esos años cuando recibió la visita de Giacomo Casanova (sobran las presentaciones) que se convence de que es una mujer. En 1774 recibirá la visita del dramaturgo Beaumarchais, como emisario del Rey, obligándole a confesar su sexo y cortar unos rumores que, en cierta medida, hacían daño a la Corona. En una declaración firmada, declara ser femenino y es constatado por algunos médicos. Con 46 años se le retira del servicio activo y se le obliga a actuar como mujer, viviendo en Londres como "Mademoiselle de Eón".


Tras la muerte de Luis XXV y la llegada al Trono de Luis XVI, éste intentó incorporarlo a su servicio como un hombre, pero sus consejeros lo rechazaron por razones desconocidas. Mademoiselle de Eón intentó también cambiar su situación sin conseguirlo.
Pasó los últimos años de su vida en Londres, mientras en su país tenía lugar la Revolución Francesa con la ejecución de Luis XVI, el terror patrocinado por Robespierre, que acabó cayendo y el alzamiento de Napoleón. Mademoiselle de Eón murió cuando contaba con 81 años.


Los médicos que documentaron su deceso al examinar el cuerpo descubrieron con asombro que era un hombre; todo ese tiempo habían estado ante un hombre y 15 testigos más lo certificaron, despejando uno de los más grandes enigmas de la historia y de paso dejándonos preguntas en el aire ¿Cómo la Zarina nunca se dio cuenta? ¿Por qué su afición a vestir y comportarse indistintamente de hombre o mujer? ¿Por qué se certificó en vida por médicos franceses que estábamos ante una mujer? ¿Habían querido acabar con él de alguna forma y no encontraron otra? Puede que nunca lo sepamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario