miércoles, 27 de julio de 2016

El bambino de oro

En la Italia futbolística donde el racanerio se estaba imponiendo, él brillaba con luz propia. Y es que Gianni Rivera, ese chico escuálido que apenas presionaba la salida del balón, no estabapara defender, sino para perforar la red rival o facilitar que otros lo hicieran. Gianni Rivera era el gol de Italia.


Criado deportivamente en su tierra natal, Alessandria, acabó triunfando en el primer gran Milán de la historia, la primera escuadra transalpina que consiguió la Copa de Europa. Gianni Rivera, el bambino de oro como ya le conocían en Alessandria, era centrocampista con vocación de gol y así lo demostraba partido a partido. 


Los duelos clásicos Milán-Inter eran los duelos entre Gianni Rivera y Luis Suárez. Ambos ganaron el Balón de Oro, obteniendolo Rivera en 1969. Un año antes había liderado a la Selección Italiana que ganó la Copa de Europa de Naciones a Yugoslavia. Sin embargo, algo se estaba gestando en la Italia futbolística.
Estaban divididos entre los partidarios de jugar a un fútbol más defensivo (sin Rivera) y los que apostaban por el ataque cuyo estilete sería Gianni. La conclusión es que ganaron los rácanos y fue suplente en la gran mayoría de partidos del Mundial de Méjico de 1970. En las semifinales se enfrentaron italianos y alemanes. Rivera salió desde la suplencia cuando peor lo pasaba su equipo y su juego con gol incluido les dio la clasificación para la final por 4-3 en el que fue considerado el partido del siglo. 


Nuevamente los defensores del racanerio se impusieron y Gianni no jugó un solo minuto. Conclusión: Italia no hizo casi nada y Brasil hizo todo. La derrota transalpina por 4-1 es difícilmente justificable dada la suplencia de Rivera.


Gianni se retiró siendo capitán del Milán en una época dominada especialmente por la Juventus de Turín de Dino Zoff. Y siempre dando goles o metiendolos. Y es que el gran Gianni Rivera era el ataque de Italia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario