lunes, 6 de junio de 2016

El terrible perro de tres cabezas

Guardaba la puerta del Hades, asegurando que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Ese era el can Cerbero, un terrible perro, el cual, aparte de ser horriblemente gigante, tenía la característica de poseer tres cabezas. 


Los nombres de sus cabezas son de izquierda a derecha veltesta, tretesta y drittesta que se traducen en el mismo orden como en el mismo orden izquierda, tercera y derecha. No sabemos cuál pudo ser el origen de esta bestia, aunque puede que los antiguos griegos la tomaran de la mitología de los pueblos indoeuropeos o escandinavos. 
Hijo de la horrible ninfa Equidna y Tifón, divinidad de los huracanes, y hermano de Ortro, perro de dos cabezas, el can Cerbero aparece en muchos relatos mitologicos en el que cual fue derrotado por el héroe de turno. Así uno de los doce trabajos de Heracles es capturarlo, Orfeo utilizó su música para calmarlo y dormirlo o en la mitología romana, Eneas lo adormeció usando tortas de miel con droga. 

Cerbero y Hércules

También el inmortal Dante nos presenta a Cerbero en "La Divina Comedia" en el Canto VI del Infierno (tercer círculo). Lo cierto es que el perro de tres cabezas era una horrible visión a los que los griegos y romanos tenían gran aversión. 


Una curiosidad: El recordado Matías Prats, locutor de radio durante muchos años, siempre dado a los juegos de palabras, se le ocurrió utilizar el mito del can Cerbero aplicado a los porteros de fútbol que guardan la portería cual can Cerbero guardaba el Hades. Así en los países de habla hispana, se suele utilizar la palabra cancerbero para referirnos al guardameta de fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario