lunes, 6 de junio de 2016

Cuando los romanos temían a El Jabato

El Jabato ha tenido durante años el mantra de ser no tanto una copia del Capitán Trueno (algo que posteriormente le pasaría al Corsario de Hierro), pero de alguna forma repetir el tipo de personajes e historias, aunque basadas en la época de la dominación del Imperio Romano. Y es ahi donde radica la diferencia vital. Estamos hablando de unos años donde el género cinemátografico conocido como péplum estaba muy de moda y los autores del Jabato supieron aprovecharlo. 


Sus autores fueron el guionista Victor Mora (sobran las presentaciones) y Francisco Darnís, que había trabajado con anterioridad en otras reconocidas publicaciones como "El Coyote", "El Campeón" y "Hazañas Bélicas", siendo uno de los más reputasisimos dibujantes de historietas de aventuras junto a Ambros. 
La historia de El Jabato se situa sobre el año 70 después de Cristo, siendo cristianos tanto él como sus amigos. Los romanos consideran a el Jabato y sus amigos como proscritos muy peligrosos, y hacen todo lo posible por capturarlos cada vez que estos se aventuran a acercarse a los territorios del Imperio Romano, que incluia su Hispania natal. El Jabato es un campesino aventurero, que lucha contra las injusticias (se repite las características del Capitán Trueno), siendo acompañado por Taurus, que al igual que el Goliath del Capitán Trueno, es un hombre fuerte, pero de buen corazón, que no desdeña una buena comilona. 

Primer número (año 1958)

Por otra parte, los acompaña Fideo de Mileto (quizá el personaje más recordado de la serie), un escuálido poeta griego que continuamente martiriza a Taurus con su estrofas de 400, 500, 600 ó 1.000 versos (¡Qué barbaridad!), con las que narra las victorias de sus amigos con su lira (de la cual Taurus ha intentado deshacerse más de una vez). Después tenemos a la enamorada de El Jabato, Claudia, una joven patricia romana, hija de un senador, que abrazó el cristianismo, la cual al igual que la Sigrid del Capitán Trueno, nunca se casó con el protagonista y tampoco se límito a esperar a su enamorado, acompañandole en varias aventuras. 

Taurus, el Jabato y Fideo de Mileto

Ellos no dudarán en aprovechar la mayoría de las oportunidades de que disponen para luchar al lado de los pueblos oprimidos, tanto por Roma (habitualmente) como por otros tiranos un poco más exoticos, que incluyen a los arabes. 
Muchas de las quejas en torno al personaje radica en algunos anacronismos (nos muestran musulmanes en pleno Siglo I), algo que dificilmente podemos atribuir a Mora, gran conocedor de la historia, y es probable que fuera otro guionista, puesto que el mencionado Victor Mora, dados sus problemas con el régimen, tuviera que dejar la serie durante un tiempo (algo que pasó también con el Capitán Trueno).


No obstante, esta serie de historias (tanto los cuadernillos en blanco y negro como en color) merecen verse, puesto que estan dentro de lo mejor en cuanto a las creaciones de historietas en la historia de España, viviendo fenomenales aventuras en aquel lejano Siglo I; una época donde un hispano ponía en jaque al poderoso Imperio Romano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario