viernes, 20 de mayo de 2016

Y 20 penaltis después...

... el Real Betis campeón. Era 1977 y se jugaba una final inédita. El Athletic de Bilbao, Rey de Copas por aquel entonces, se enfrentaba al Real Betis, que buscaba conseguir su primer título copero, aparte de intentar aumentar un palmarés que se había quedado en aquella Liga del 35. Además era la primera edición copera que se jugaba mediante la denominación de Copa de su Majestad el Rey Juan Carlos I.


Disputado en el Vicente Calderón, el equipo bilbaíno con jugadores del calibre de Iribar, Alexanco, Irureta, txetxu Rojo, Dani y Carlos entre otros llegó a ponerse por delante tanto durante los primeros minutos como durante la prórroga, pero un Betis con Esnaola, Cardeñosa (muy querido hasta el fallo garrafal contra Brasil en el Mundial de 1978), Biosca, López y Megido entre otros igualó la contienda a dos. Era necesaria la suerte de los penaltis ¡Por poco no se llega al final!

Iribar vs. Esnaola

A cada acierto de uno, lo correspondía el acierto del otro; a cada fallo de uno, lo correspondía el fallo del otro. Hasta los porteros contribuyeron a la fiesta, aunque con resultado diferente. Mientras Esnaola anotó el suyo, el "chopo" Iribar falló el suyo (o lo paró Esnaola, aunque parece más fallo del lanzador). Así el portero bético (guipuzcoano y procedente de la Real Sociedad, por cierto) se convirtió en el héroe de una final que esperó 20 penaltis para ver a su campeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario