martes, 5 de abril de 2016

It's not unusual

Nos encontramos en los años 60, en plena beatlemania. Toda Inglaterra y gran parte del mundo suspiraba por aquel grupo de Liverpool. Sin embargo, no todo eran los Beatles. 1964 se sorprendió con la voz de una joven llamada Sandie Shaw, que con su canción "(There's) Always Something There to Remind Me" llegó al número uno de las listas Británicas y supo hacerse un puesto entre las mejores interpretes del momento. 


Ahí es donde entra Gordon Mills. Mills era un manager, músico y compositor, el cual había logrado la fama ese mismo año con "I'm The Lonely One", la cual sería interpretada por un grande como Cliff Richard. Así decidió hablar con los productores y agentes publicitarios de Shaw para proponerles una canción. La misma se llamaba "It's Not Unusual", compuesta por el propio Mills y arreglada por el director de orquesta Les Reed. Tras escucharla, la cantante decidió rechazarla. 

Sandie Shaw

Tras esto, Mills fue contactado por uno de sus amigos, el cual había escuchado en un bar de Gales a un talentoso cantante de 24 años de edad, cuyo nombre era Thomas Jones Woodward. Rapidamente Mills hizó las maletas para ver in situ al cantante en dicho bar. 


Mills quedó maravillado con su actuación por lo que contactó con él y le convenció de que viajaran a Londres, donde él sería su representante, buscándole un sello discográfico y escribiéndole canciones, que alcanzarían gran popularidad. Una de ellas sería la mencionada It's not unusual, la cual sería un éxito tal que llevaría al representado de Mills al estrellato. Por cierto, el cantante en cuestión utilizaría un nombre más "artístico". Su nombre sería (y es) Tom Jones al que todos conoceríamos como el tigre de Gales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario