domingo, 24 de abril de 2016

Eternamente Yolanda

Como más que una canción podríamos definir a esta balada lenta, una auténtica canción de Amor. Pablo Milanés llegaría a decir que este tema superó a su compositor. Era una época dura en la que la isla de Cuba vivía los comienzos de la dictadura castrista y ya el propio Milanés había estado en un campo de trabajo forzoso. Era una época en blanco y negro; una época de plena canción protesta; en esa época apareció Yolanda, la eterna Yolanda. 


Yolanda Benet era por aquel entonces la esposa de Milanés. Sería cuando dio a luz a la primera hija de ambos cuando decidió escribir una canción dedicada a la mujer, todo un canto de Amor, que, según la propia Yolanda, va más allá de si misma. 
“Yo fui esa muchacha de la que él se enamoró y podía  haber sido otra,  no creo  que  tenga ningún mérito personal, el talento por supuesto es de él”
Ambos tendrían dos hijas más hasta su separación en 1973. Lo cierto es que la canción efectivamente trascendió al autor y su época. Muchas Yolandas nacidas en los setenta en Cuba le deben su nombre a Pablo Milanés y es reconocida como una de esas canciones que nunca morirán; siempre Yolanda, eternamente Yolanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario