lunes, 21 de marzo de 2016

Y el Príncipe Redondo se convirtió en Rey

Nos encontraríamos en la mitad del segundo tiempo contra el Manchester United cuando ocurrió todo. Fernando Redondo en su circulación de balón se va quedando sin ángulo, tras ser aparentemente bloqueado por un defensa... pero sorpresivamente un taconazo parece deshacer la presión de dicho dicho defensor, dejándolo atrás con un espectacular autopase que lo lleva a la linea de fondo para poner el pase de la muerte a un desmarcado Raúl, que anotaba el que en ese momento era el 0-3 (el resultado final fue 2-3). Ese sería el comienzo de lo que sería la obtención de la Copa de Europa por parte del Real Madrid. 


Hasta esos momentos, Fernando Redondo había destacado como uno de los centrocampistas más completos de Argentina. Llegó a Tenerife procedente de Argentinos Juniors, destacando como un centrocampista todoterreno, capaz de jugar por si solo, distribuyendo pases a los delanteros, que no eran nada más que la antesala a la llegada de un nuevo gol. Precisamente, sería la suerte del gol la que no probaría muy a menudo un Redondo con un gran disparo de media distancia. 

Redondo (Tenerife) y Maradona (Sevilla); duelo entre argentinos

En el Real Madrid volvería a mostrar su calidad en su primera etapa con Valdano (su auténtico mentor) y después obteniendo la tan ansiada Copa de Europa que se le resistía al club blanco desde hacía 32 años. Sin embargo, el propio Redondo traería más de un dolor de cabeza al entrenador de turno no sólo por su fuerte carácter, sino por su pretensión de que él sólo se bastaba para ser el centrocampista del Real Madrid. 


A pesar de todo eso, Fernando Redondo se coronó en Manchester. Ese taconazo supuso la antesala de lo que sería una nueva Copa continental para el conjunto merengue, aunque eso no evitó que fuera traspasado al Milán con la llegada de Florentino Pérez a la presidencia blanca. 



No obstante, para la historia quedaría aquel taconazo en un campo de fútbol tan emblemático como Old Trafford al que una leyenda como "Bobby" Charlton denominó como el teatro de los sueños. Puede que el gran ex-jugador inglés pensará en jugadas tan mágicas como la que se inventó Fernando Redondo, que aquella noche pasó de ser el Príncipe a ser el Rey del fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario