jueves, 17 de marzo de 2016

La Pinta, la Niña y la Santa María

Tradicionalmente, siempre se nos ha dicho que Cristóbal Colón y su tripulación partió del puerto de Palos (en Huelva) en tres carabelas: la Pinta, la Niña y la Santa María. Sin embargo, no eran tres carabelas. El error parece provenir del Diario de a Bordo de Cristóbal Colón, compilado por Bartolomé de las Casas, en el que se nos dice que la Santa María fue una carabela, hablándose de "tres carabelas". No obstante, la Santa María era la mayor de ellas y en varias jornadas se la define como una nao.


Y es que las naos o carracas eran muchisimo más pesadas y bastante más grandes que una carabela, la cual era una embarcación bastante más ligera, que fue ampliamente utilizada por las Coronas portuguesas y castellanas durante los Siglos XV y XVI en sus viajes al nuevo mundo.  
La Santa María, la cual en un principio se llamó La Gallega (tal vez fue construida en Galicia), pertenecía al marino y cartógrafo al servicio de los Reyes Católicos Juan de la Cosa, mientras la Niña pertenecía a Juan Niño y la Pinta pertenecía a Cristóbal Quintero. 
Dada su gran envergadura y su dificultad para ser manejada con soltura, la Santa María (en la que viajaba el propio Colón) encalló en la costa noroeste de la actual República Dominicana, quedando inservible. Sus restos sirvieron para construir un fortín con empalizada que fue llamado "Fuerte Navidad" debido a que llegaron el 25 de Diciembre de 1492. 


Así que lo conveniente es que en lugar de hablar de las "tres carabelas" deberíamos referirnos a la nao (la Santa María) y las dos carabelas (la Pinta y la Niña) con las que la tripulación comandada por Cristóbal Colón viajo al nuevo mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario