sábado, 12 de marzo de 2016

El misterio de los fantasmas y el más allá

Que muchos seres humanos tienen creencias religiosas y hay otros que no es una evidencia, pero también lo es que nadie conoce lo que hay más allá de la vida hasta que llegue el fatídico día. Y es precisamente en esa ignorancia como se forjaron la historia de aparecidos, personas que vienen del mundo de los muertos en forma de espíritu o Alma y que tradicionalmente llamamos fantasmas. 


El tema de los fantasmas es un tema perteneciente al folclore de muchas culturas, aunque es casi imposible definirlos y presentar unas características comunes a tales creencias. Lo que si parece evidente es que los fantasmas no son cuerpos, sino espíritus o Almas que se presentan en el mundo de los vivos y que cuando hay presencias de este estilo, las temperaturas suelen bajar. Sin embargo, pueden ser Almas en pena (por algún delito cometido bajo su forma humana, presentandoseles a veces con las clásicas cadenas como si de presidiarios se trataran), fantasmas que quieran alertar a los vivos de algún peligro, fantasmas con algún asunto pendiente, fantasmas que fueron asesinados y claman venganza por tal afrenta y un largo etcétera de "tipos" de aparecidos.


Desde los albores de la humanidad, por influencia religiosa o por la necesidad de creer que había vida más allá de la vida, los seres humanos crearon toda forma de actuar en torno a los fantasmas en los que se incluyen las típicas casas encantadas, cuentos de terror o los poltergeist. 

La chica de la curva, una característica del fantasma moderno

Así desde el principio de los tiempos, se utilizaban los cuentos de fantasmas para aterrorizar a los niños y demás crédulos por la noches. Necesariamente los fantasmas no tienen porque ser malos, pero el hecho de que se encuentran entre el mundo de los muertos y de los vivos, los ha convertido en seres causantes de muchas pesadillas. 
 

Muy pronto supo aprovecharse primero la literatura y después el cine de tales historias, aunque cabe resaltar que sobre todo en el séptimo arte, han vistos desde una vertiente cómica, aunque por lo general las historias de fantasmas o aparecidos han sido y seguirán asociándose al mundo del terror; aquellos que nos infunde un miedo terrible, aunque, en mi caso, como se suele decir: "Le tengo más miedo a los vivos que a los muertos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario