viernes, 4 de marzo de 2016

Canarios en América

Es bien sabido que con el descubrimiento de América, gran cantidad de europeos viajaron al nuevo mundo ante la posibilidad de hacer fortuna. Sería por aquellos años cuando se dio por finalizada la conquista de las Islas Canarias, tras casi un siglo, siendo pobladas en su mayoría por andaluces, extremeños y portugueses, aparte de que muchos aborígenes canarios, decidieron involucrarse en la nueva posición de las Islas, adquiriendo las costumbres castellanas, entre las que se encontraba el hecho de bautizarse, siguiendo la Fe de los conquistadores. 


Una vez asentada la población en las Islas Canarias, donde tuvo lugar la relación entre aborígenes y descendientes de los aborígenes con población venida de fuera, la población ya naturalizada en las Canarias vio con buenos ojos la posibilidad de ir a América para escapar de la miseria o para obtener ganancias mayores de las que tenían. Recordemos que las Islas Canarias siempre fueron un lugar de paso en las relaciones entre Europa y América, algo que vemos claramente en los mismísimos viajes de Cristóbal Colón. Canarias es el puente entre los dos continentes. 

Primer viaje de Colón

Así desde el Siglo XV, infinidad de canarios fueron a los diferentes territorios de América. Los sitios principales donde encontraron acomodo los canarios serían la isla de Cuba, Puerto Rico, Venezuela (a los que los canarios han llamado tradicionalmente como "La octava isla" por el gran número de canarios que se asentaron allí), la República Dominicana y Uruguay, aunque cabe decir que también hallaron acomodo en países angloparlantes como los futuros Estados Unidos de América y es que serían canarios (la mayoría procedente de Tenerife, la Gran Canaria y Lanzarote) los que fundaron la ciudad de San Antonio de Texas y en la actualidad existe una pequeña colonia de descendientes, aparte de que muchos de ellos se asentaron en el valle de Luisiana, en la desembocadura del río Misisipi entre 1778 y 1783.

El primer Álcalde de San Antonio (Texas) era Juan Leal, nacido en Lanzarote

Tampoco podemos olvidar que los canarios fundaron ciudades como Matanzas (Cuba), Bayamón  Mayagüez (ambas en Puerto Rico), Sabana de la Mar, San Fernando de Montecristi, Baní (las tres en la República Dominicana), Montevideo (Uruguay) entre otras, aparte de que jesuitas como el Padre Anchieta, nacido en San Cristóbal de la Laguna, fundó Sao Paulo (una de las ciudades más importantes de Brasil) y de que un hombre como el Hermano Pedro, nacido en Chasna, se convirtieron en todo un símbolo para un país como Guatemala, fundando su propia orden religiosa. Cabe decir que muchos descendientes de canarios jugaron un papel importante para el continente americano, llegando a ser una parte importante para su independencia de la Corona Española durante el Siglo XIX. 

La madre del poeta cubano José Martí era de Tenerife

Los canarios o descendientes de canarios son llamados isleños para diferenciarlos de los emigrantes de la España peninsular, que tradicionalmente son llamados gallegos, ya que una gran parte de nacidos en Galicia se trasladaron a Sudamerica. 

Emigrantes canarios en la isla de Cuba

En el Siglo XIX y XX, dadas las hambrunas y la escasez en las Islas Canarias, vapores y vapores llenos de miles de canarios hacinados se trasladaron a América en busca de una mejora de la situación, algo que a veces conseguían, llegando enriquecidos del continente, quedando como símbolo el indiano que venía de América, y otros no lo conseguían, algo que puso de relieve Rafael Arozarena en su inmortal "Mararia". 


Lo cierto, es que fruto de esta diáspora canaria (si me premiten la expresión), ha habido un total intercambio cultural y social en el que podemos incluir nuestro acento, palabras comunes, nuestra forma de ser e, incluso, de entender la vida. Miles de kilómetros separan a las Islas Canarias de América, pero si hay algo que nos une son años y años de comunicación que nos hace estar unidos por un mismo Corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario