jueves, 4 de febrero de 2016

La ciudad debajo de la basura

No es la primera vez que escribo sobre ello (y seguramente no será la última), pero siento gran vergüenza de vivir en una ciudad sucia, en la que tienes que mirar permanentemente en el suelo (no vayas a pisar algo sumamente inesperado) y donde los malos olores son habituales en según que zonas. 


Pero la culpa de que Santa Cruz de Tenerife este así no es sólo culpa de un Ayuntamiento que literalmente pasa de limpiar la ciudad; la culpa de que este lamentablemente asquerosa la tienen unos ciudadanos incivicos y maleducados, visitantes y habitantes de la ciudad, los cuales ensucian las cales, tirando la basura cuando les da la gana, dando de comer a las palomas cuando esta prohibido, no recogiendo las heces de sus mascotas o, incluso, meando o escupiendo en las calles. 
Desgraciadamente tenemos lo que nos merecemos. Los unos por ensuciar y los otros por no reprimir las conductas incivicas de esos unos. Y para colmo llegan los carnavales, esa excusa de algunos para beber o drogarse (y de paso disfrazarse), donde la basura y los malos olores se acumularan sin que el Ayuntamiento haga absolutamente nada (salvo pasar una manguera como sí eso fuera una solución), haciendo que sea imposible pasar por determinadas calles, salvo si hay una causa totalmente justificada ¡lamentable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario