martes, 23 de febrero de 2016

El catenaccio

¿Cuántas veces habremos oído los aficionados al fútbol decir aquello de que los jugadores italianos son unos rácanos? Infinidad de veces, quedando los transalpinos, tanto a nivel de clubes como de selección nacional, como expertos en defensas cerradas y aprovechar la mínima ocasión que tuvieran delante del portero rival. Gracias a los italianos quedó escrita con letra una palabra que hacía temerse lo peor a los equipos más ofensivos: l catenaccio. 


Hoy en día, el catenaccio es asociado al fútbol italiano y a defensas cerradas, pero lo cierto es que fue un austriaco Karl Rappan, quien lo aplicó en el Servette suizo durante los años 30, con la diferencia de que la táctica consistía en poner a un jugador delante de la línea de tres atacantes contrarios, encargándose de actuar como escoba, evitando que los delanteros controlaran el balón con comodidad. 

Karl Rappan dando instrucciones

Este sistema llegó a varios países, pero sería en Italia donde obtendría gran predicamento en los años 60 con la salvedad de que los transalpinos "mejoraron" la táctica de Rappan, poniendo un defensa detrás de los 4 defensas sin obligaciones de marcar a nadie en concreto en lo que sería conocido como libero, actuando los otros defensas de forma agresiva ante el adversario en lo que era una auténtica tela de araña. 

Helenio Herrera (Inter) y Nereo Rocco (Milan), "padres" del catenaccio italiano

Gracias a estas tácticas, los clubes y la Selección Italiana consiguieron grandes éxitos. Ejemplos: El Milán de Nereo Rocco fue campeón de Italia y de Europa, el Inter de Milán de Helenio Herrera fue tricampeón de Italia (1963, 1965 y 1966), bicampeón de Europa (1964 y 1965) y de la Intercontinental (1964 y 1965) y la Selección de Italia conquistó la Eurocopa de 1968 y fue subcampeona del mundo contra Brasil, tras no disputar una final de un Mundial desde antes de la Segunda Guerra Mundial. 

Franco Baresi, símbolo de los defensas italianos

Se apropiaron tanto los italianos de la táctica ideada por Rappan que le pusieron su propio nombre "Catenaccio" que significa literalmente cerrojo, algo que posteriormente les ha dado resultados diversos tanto buenos como malos, siempre con el espíritu de que la defensa lo es todo. Sería el periodista Giani Brera el primero en referirse al sistema del mencionado Nereo Rocco, entrenador del Milán, como "catenaccio", dejando patente el espirtiu de la táctica, justificandola como "una supuesta desventaja física de los italianos fruto de la posguerra donde había de replegarse, defenderse y atacar de contragolpe".

No hay comentarios:

Publicar un comentario