sábado, 2 de enero de 2016

Cuando atacaba la mujer-gato

Catwoman (o Gatubela para los hispanoaméricanos) es un producto de aquella época, los años 40, en la que las femmes fatales sobre todo en el cine llevaban a la perdición a los hombres, teniendo una actitud ambigua respecto del bien y del mal, haciendo que el héroe se enamorara de ella. Un caso lo tenemos en Batman y su relación con Catwoman.


En su origen, la mujer-gato era una simple ladrona, pero con el tiempo se volvió en un personaje mucho más complejo, atrayendo al propio Caballero Oscuro. Lo que ha perdurado en todas las versiones del personaje es su nombre de Selina Kyle (el nombre de Selina se derivó de la deidad lunar Selene) y su origen es incierto. 


La hemos visto de azafata que pierde la memoria (y por eso roba), simple ladrona, de secretaria sin vida social (acuerdense de la película de 1992), de mujer rica defensora de los animales o de prostituta, volviendo nuevamente al papel de ladrona sin más gracias a la película de Nolan. Sin embargo, en todas se repite el interés amoroso existente entre Batman y ella, aparte de la sensualidad y por supuesto su característico traje de gata.


Tampoco es baladí que en la época que fuera creada, Finger y Kane se decidieran a crear un personaje femenino importante. Por lo general, las mujeres en los inicios de los cómics eran seres a los que el hombre debía salvar (ejemplo: Lois Lane con Superman) o "amigas" del gangster. En este caso nos hallamos con una mujer autosuficiente, que pone en más de un aprieto al protagonista, el cual se enamora de ella e incluso sueña con que ésta se reforme (sólo otro personaje como Talia al Ghul en los años 70 llegó a tener tal relación con el murciélago). 


Tampoco, a diferencia de muchos villanos de Batman, tiene trastornos psicológicos, ni nada por el estilo, aunque si una enfermiza obsesión por los gatos en función de la versión que estemos leyendo. Su personaje fue tan importante que incluso inspiró a Marvel a crear su propia "Catwoman" para Spiderman (demasiado evidente que se llamara "La Gata Negra").


La clásica serie de televisión de los 60 (donde fue interpretada por varias actrices en diferentes momentos: Julie Newmar, Lee Meriwether y Eartha Kitt), la película de 1992 (inolvidable Michelle Pfeiffer) y la serie animada de los 90 le convirtieron en un personaje icónico con el que el murciélago se las tuvo tiesas más de una vez. Y es que no había nada como enfrentarse a la mujer-gato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario