miércoles, 30 de diciembre de 2015

Superman... a la española

Tengo que decir que comence a leer Superlópez muy tardiamente. De hecho, ya era lector habitual de historietas de Mortadelo y Filemón o Zipi y Zape (por no hablar de los Marvel y DC estadounidenses), cuando adquirí una colección de cómics entre las que se encontraban las primeras aventuras de Superlópez, un personaje creado en los 70 (por lo tanto muy lejos de la época clásica de las historietas en España) por Juan López Fernández "Jan" (por su apellido ya entendemos lo del "López") y que tenía como fin la parodia de Superman, haciendo un personaje heroico... a la española. 


Así fue el espiritu de las primeras historias, contando con arquetipos propios del último hijo de Kripton, tales como su crianza en una granja, trabajo en una oficina o creando personajes como Luisa Lanas o Jaime González (clarisimas referencias a Lois Lane y Jimmy Olsen respectivamente, aunque Luisa, en este caso, no soporta al superhéroe al que considera un engreido con falta de talento). 


Nació como parodia de Superman, se acabaria convirtiendo en un vehículo de su autor para tratar diversos temas llenos de carga social, abandonado el estilo absurdo de los primeros tomos, llegando a tratar temas tan llamativos como el problema de los jóvenes con las drogas.

El autor

No sólo a nivel de guión, sino de dibujo cambió la serie de Superlópez, que pasó a tener tramas más complejas sobre todo, a partir de que su editora seria Serie B, la heredera de la Editorial Bruguera. Eso no quita para que el personaje, "deudot" en cierta medida de Superman, mantenga el tono paródico, aunque a día de hoy esa no es la clave del mismo. 


Gags como el cambio de López a Superlópez en la cabina, su ocupación durante su horario laboral en la realización de gran cantidad de pajaritas o la parodia de nombres conocidos ("Tronak el Kárbaro" (Conan el Bárbaro), "Benault" (Renault), "Brut Kanlaster" (Burt Lancaster) o "Al Trapone" (Al Capone) entre otros) son habituales en la serie. 


El propio Jan comentaría a la perfección lo que supuso en sus comienzos Superlópez y lo que significo posteriormente:
"Al principio, el objetivo era ganar lectores parodiando a Superman y criticando los superhéroes... Después me dediqué a lo que realmente quería hacer: explicar mis propias historias. Realmente el personaje es sólo un medio de expresión para mí. No pretendía crear otro superhéroe precisamente, aunque fuera para criticarlos"
Un medio para llegar a otro fin, el de contar una buena historia. Lo cierto es que lo que podemos decir es que Superlópez es nuestro superhéroe particular; un superhéroe... a la española.

Romeo y Julieta o la tragedia del Amor romántico

Muchos aseguran que el arquetipo de Amor romántico nacería gracias a William Shakespeare. No se si será verdad del todo, pero lo cierto es que gracias a "Romeo y Julieta" durante el Renacimiento y épocas posteriores, se fomento el ideal de Amo romántico, destacando sus dimensiones trágicas. 


Así vemos como Shakespeare nos presenta a dos familias de la Italia medieval enfrentadas, los Capuleto y los Montesco, los cuales viven en Verona. Es ahí cuando se conocen Romeo y Julieta, enamorándose al instante (concepto de "Amor a primera vista"), los cuales tienen que esconder su profundo Amor merced al enfrentamiento entre sus dos familias. 

William Shakespeare

Sí bien antes habían habido varias obras de carácter romántico, en la que Shakespeare pudo basarse para escribir su obra, cabe resaltar que elementos como el Amor imposible debido a un conflicto externo al mismo (enfrentamiento entre familias en este caso) y la muerte final de ambos haciendo que podamos considerar al genial dramaturgo inglés como el precusor de lo que se conocería como drama romántico en el hermano pequeño del teatro, el cine. 

La trágica muerte de los dos enamorados trajó la reconciliación de las familias

El hecho de que Shakespeare pueda meter algunos puntos cómicos en una trama esencialmente trágica, así como la tensión argumental entre los dos protagonistas y sus familias, aparte del uso relevante de los secundarios hace de esta obra una de las más grandes no sólo de su autor, sino de la dramaturgia. 


Una obra inmortal (¿acaso el Amor no lo es?) que refleja a la perfección una época dorada en la historia de la dramaturgia del renacimiento gracias al bardo. Una obra, que la lea quien la lea siempre perdura y deja gran huella en el corazón de las personas... "Porque nunca hubo historia más triste que esta, la de Julieta y su Romeo".

lunes, 28 de diciembre de 2015

Clásicos Inmortales: Encadenados

Historia de espías patrocinada ni más ni menos por el maestro del suspense, que acaba convirtiéndose en la clásica historia de Hitchcock entre un hombre y una mujer que acaban enamorándose en medio de una situación complicada para sus propias vidas y con un elenco protagonista de auténtico lujo con Cary Grant, Ingrid Bergman y Claude Rains. 


Huberman, un emigrante alemán es condenado a 20 años de prisión tras ser declarado culpable de traición, ya que era un espía colaborador con los nazis. Su hija Alicia (Ingrid Bergman), la cual tiene fama de juerguista y bebedora compulsiva, trata de olvidar su pesar por la condena de su padre, celebrando una fiesta en la que bebe excesivamente, saliendo con Devlin (Cary Grant), uno de los invitados, conduciendo ella misma el coche a demasiada velocidad, por lo que acaban siendo detenidos por un policía, que, tras ver la documentación del misterioso Devlin, les deja marchar sin multarlos. La joven esta tan borracha que acaba por desmayarse. 



Tras despertar, Devlin le explica a Alicia que es un agente del servicio secreto al que han enviado para tratar de convencerla de que colabore con el Gobierno, aprovechando que los cómplices de su padre confiaran en ella. El Gobierno necesita conocer qué planean, tras haber detectado que se hayan Río de Janeiro, Brasil.


Alicia es reacia a colaborar en un inicio, pero acaba aceptando, ya que quiere dar un giro a su vida y es que ella reconoce sus discrepancias con las ideas totalitarias de su propio padre, algo que ya sabía el servicio secreto, que decidió contactar con ella no ya sólo por ser hija de quien era, sino por sus ideas contrarias al nazismo.
Finalmente parten hacía Río Alicia, Devlin y el jefe encargado de la operación de espionaje, Paul Prescott (Louis Calhern), que, durante el vuelo, informa a Alicia de que acaba de recibir la noticia del suicidio de su padre en prisión, tras ingerir una cápsula de veneno.
Durante los días siguientes, Alicia se enamora de Devlin, dejando a su gran enemigo, el alcohol, aunque, al creer que él no le corresponde,vuelve a caer en las garras de la bebida, echandole en cara a Devlin que está amargado al no querer reconocer que se ha enamorado de una borracha.


Devlin reconoce ante ella que efectivamente se ha enamorado, llegando a pasar juntos días felices en Río hasta que Prescott les dice su plan. Éste consiste en que Alicia trate de conquistar a Alexander Sebastian (Claude Rains), el cerebro de la trama, ya que este fue un estrecho colaborador del padre de Alicia, de la cual el propio Sebastian había estado enamorado, aunque ella lo había rechazado.  Devlin se opone, aunque por el bien de la misión decide aceptar. Alicia cree que si la ha enamorado se debe a una estratagema para conseguir la colaboración de ella en el plan, por lo que se siente traicionada ante la actitud fría del propio Devlin ante tal situación.  Alicia entrara en contacto con el propio Sebastian (el cual aún sigue muy enamorado de ella) saliendo y cenando juntos. 


Sebastian le presenta a su madre (Lepoldine Konstantin), que se muestra extrañada de que ella no fuera testigo en el juicio  contra su padre, pero ella alega que su padre se negó a ello. En una fiesta en honor del Doctor Anderson, observando cómo uno de los invitados, Emil Hupka, se pone  nervioso al ver las botellas de vino, hace que sus propios amigos decidan librarse de él. Devlin se ira informado por Alicia de todo lo que esta ocurriendo. Alicia no puede soportar que él hombre que ama anteponga la misión encomendada antes que a ella misma. La propia Alicia presentara a Devlin y a Sebastian. 

 
Poco tiempo después, ella acude al departamento de inteligencia americano muy confusa, ya que Sebastian pidió su mano y desea que le conteste durante el almuerzo. Prescott le dice que debe aceptar, aunque Devlin parece no verlo claro, ya que según él, la boda retrasará sus planes.
Una vez casada Alicia trata de familiarizarse con su nueva casa, haciéndose con todas las llaves de la misma, excepto la de la bodega, las cuales Sebastian siempre lleva encima, lo que hace que Devlin piense que es en ella donde deben buscar. Es por eso que le pide a Alicia que convenza a su marido para que dé una fiesta en su casa para presentarla en sociedad, y que lo inviten a él. 

¿Reconocen a este invitado a la fiesta de Sebastian?

Así lo harán, consiguiendo Alicia hacerse con la llave de su marido mientras éste, se viste, dirigiéndose ambos a la bodega, donde no ven nada extraño hasta que por accidente Devlin rompe una botella igual a la que hizo ponerse nervioso a Hupka, descubriendo que en ella no hay vino, sino una especia de mineral negro, del que coge una muestra, saliendo posteriormente.
Salen de la bodega  en el momento en que Sebastian bajaba para sacar más champán, y, para evitar que les descubra, Devlin besa a Alicia, alegando que fue él, enamorado de ella y demasiado bebido quien la besó sin que ésta pudiera reaccionar a tiempo. Así, en medio de la confusión para irse. Poco después, al ver que no tiene su llave, Sebastian acaba descubriendo de que en la bodega no todo esta como debe y cree que Alicia y Devlin tienen algo que ver en todo eso. 


Apesadumbrado, Sebastian le cuenta lo ocurrido a su madre (la cual siempre desconfió de Alicia), ya que teme que pueda ocurrirle lo mismo que a Hupka, en este caso, por haber metido a una espía en su casa. Su madre, más calmada y fríamente acabara por hacer todo lo que este en su mano para acabar con la vida de Alicia antes de que se descubran a su terrible secreto. 

Sebastian y su intrigante madre

Prescott informa a Alicia de que lo que esconden en la bodega es uranio, siendo su próximo objetivo averiguar de dónde lo extraen. Por otra parte, le cuenta que pronto tendrá que cambiar de enlace, pues Devlin se trasladará a España a petición propia. Alicia acabara por sentirse cada vez más mal, achacándolo a la fatiga, aunque en un encuentro que tiene con Devlin, éste la nota demasiado desmejorada para que sea por eso.
Cuando los visita el Doctor Anderson para despedirse antes de partir de viaje y su marido y su suegra le impiden contar el lugar al que va, se da cuenta de que saben ya que es una espía. Así la estan aislando, quitándole el teléfono para supuestamente evitarle molestias, y envenando poco a poco. 


El propio Devlin, preocupado, les va a hacer una visita como amigo de la familia. Cuando llega a la casa, el mayordomo le informa de que Sebastian está reunido con sus socios y de que Alicia no puede recibirlo debido a que está enferma. Él acabara colándose en la habitación de Alicia a la que encuentra muy débil.
Devlin le reconoce que está tan enamorado que pidió el traslado a España para no sufrir el verla con Sebastian.
Tras ponerle un abrigo y tratar de mantenerla despierta, Alicia sale en los brazos de Devlin, siendo sorprendidos por Sebastian, al que Devlin le dice que va a llevarla a un hospital y que si trata de impedírselo se lo contará todo a sus colaboradores, con todo lo que ello supondría para su propia vida.
Un coche espera a los dos enamorados, impidiendo Devlin que Sebastian vaya con ellos, ya que puede que tenga algo más que "palabras" con sus socios.
Y es que éstos, los cuales tenían sospechas fundadas sobre Alicia y su posible colaboración con el servicio secreto, le piden a Sebastian que vaya a hablar con ellos, adivinando éste que su final esta cerca. Alicia y Devlin se irán juntos, dejando tan trágico lugar. 


En aquella época las peliculas de espías asociadas al nazismo o a la Segunda Guerra Mundial estaban muy de moda y que mejor que un hombre como Hitchcock para llevar a la gran pantalla una de las más grandes historias asociadas al espionaje, que pasa por ser una de las mejores de toda su filmografia (grandes como Truffaut llegaron a decir que era la mejor película del director inglés). A ello ayudan un elenco protagonico brutal en el que un hombre y una mujer tendrán que decidir entre cumplir una misión arriesgada para sus propias vidas o abandonarse a su amor mutuo. Al final acabaran juntos... y es que ambos estaban encadenados. 

Ficha

Dirección
Alfred Hitchcock
Producción
Alfred Hitchcock
Guión
Ben Hecht
Música
Roy Webb
Fotografía
Ted Tetzlaff
Montaje
Theron Warth
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1946
Género
Suspense
Duración
101’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Cary Grant
T.R. Devlin
Ingrid Bergman
Alicia Huberman
Claude Rains
Alexander Sebastian
Leopoldine Konstantin  
Anna Sebastian
Louis Calhern
Capitán Paul Prescott