miércoles, 30 de diciembre de 2015

Superman... a la española

Tengo que decir que comence a leer Superlópez muy tardiamente. De hecho, ya era lector habitual de historietas de Mortadelo y Filemón o Zipi y Zape (por no hablar de los Marvel y DC estadounidenses), cuando adquirí una colección de cómics entre las que se encontraban las primeras aventuras de Superlópez, un personaje creado en los 70 (por lo tanto muy lejos de la época clásica de las historietas en España) por Juan López Fernández "Jan" (por su apellido ya entendemos lo del "López") y que tenía como fin la parodia de Superman, haciendo un personaje heroico... a la española. 


Así fue el espiritu de las primeras historias, contando con arquetipos propios del último hijo de Kripton, tales como su crianza en una granja, trabajo en una oficina o creando personajes como Luisa Lanas o Jaime González (clarisimas referencias a Lois Lane y Jimmy Olsen respectivamente, aunque Luisa, en este caso, no soporta al superhéroe al que considera un engreido con falta de talento). 


Nació como parodia de Superman, se acabaria convirtiendo en un vehículo de su autor para tratar diversos temas llenos de carga social, abandonado el estilo absurdo de los primeros tomos, llegando a tratar temas tan llamativos como el problema de los jóvenes con las drogas.

El autor

No sólo a nivel de guión, sino de dibujo cambió la serie de Superlópez, que pasó a tener tramas más complejas sobre todo, a partir de que su editora seria Serie B, la heredera de la Editorial Bruguera. Eso no quita para que el personaje, "deudot" en cierta medida de Superman, mantenga el tono paródico, aunque a día de hoy esa no es la clave del mismo. 


Gags como el cambio de López a Superlópez en la cabina, su ocupación durante su horario laboral en la realización de gran cantidad de pajaritas o la parodia de nombres conocidos ("Tronak el Kárbaro" (Conan el Bárbaro), "Benault" (Renault), "Brut Kanlaster" (Burt Lancaster) o "Al Trapone" (Al Capone) entre otros) son habituales en la serie. 


El propio Jan comentaría a la perfección lo que supuso en sus comienzos Superlópez y lo que significo posteriormente:
"Al principio, el objetivo era ganar lectores parodiando a Superman y criticando los superhéroes... Después me dediqué a lo que realmente quería hacer: explicar mis propias historias. Realmente el personaje es sólo un medio de expresión para mí. No pretendía crear otro superhéroe precisamente, aunque fuera para criticarlos"
Un medio para llegar a otro fin, el de contar una buena historia. Lo cierto es que lo que podemos decir es que Superlópez es nuestro superhéroe particular; un superhéroe... a la española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario